Junqueras insta a Torra a constituir un gobierno sin presos ni huidos

C. R. BARCELONA.

La presión aumenta sobre Quim Torra, que ayer cumplió diez días desde su toma de posesión como presidente de la Generalitat. No solo le aprieta el Gobierno de Rajoy para que renuncie a tener en su equipo a cuatro consejeros que están en prisión o huidos del extranjero, sino que esa presión también procede ya de sus socios de Esquerra, que le piden pasos inequívocos para salir del bloqueo institucional. Pero Torra no cede y está dispuesto a llegar a los tribunales para defender el Gobierno que ha confeccionado junto a Carles Puigdemont.

El problema es que no cuenta con el apoyo unánime del independentismo. «Aquí nadie es imprescindible, ahora hay que gobernar», avisó ayer Oriol Junqueras en La Vanguardia, en una entrevista realizada desde prisión. «Lo importante es el qué y no el quién», apuntó el presidente de Esquerra, que fija la posición oficial del partido en un momento en que el presidente de la Generalitat se ha propuesto dar la batalla contra la Moncloa para defender que Josep Rull, Jordi Turull, Luís Puig y Toni Comín puedan tomar posesión de su cargo como consejeros.

El aviso de Junqueras llega días después de que Torra se armara de razones tras un dictamen del Consejo Jurídico de la Generalitat, una especie de Consejo de Estado catalán, que concluyó que el Gobierno central está obligado a publicar el decreto de nombramiento de los consejeros en el Diario Oficial porque de no hacerlo incurría en un «incumplimiento» de la ley, y avaló además que los consejeros encarcelados y huidos pueden tomar posesión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos