Junqueras dedica su tiempo en la cárcel a «la reflexión y la oración»

Se queja de tener «solo 50 minutos» semanales para hablar por teléfono y de que no puede reunirse con sus compañeros presos

R. G.

madrid. Oriol Junqueras dedica su tiempo en prisión a pensar y rezar. Así lo ha contado el exvicepresidente de la Generalitat en una carta enviada al diario británico The Times. «Dedico mi tiempo a la reflexión y, afortunadamente, como católico, a la oración"» No se queja del régimen carcelario en la prisión de Estremera, a 70 kilómetros de Madrid, pero sí de la soledad y la comunicación restringida.

El líder de Esquerra se lamenta de que después de dos semanas largas en el centro penitenciario, en el que ingresó el 2 de noviembre por orden de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, todavía no ha podido reunirse con sus compañeros encarcelados. Junqueras y Carles Mundó están en una celda del módulo siete; Jordi Turull y Josep Rull, en el cuatro; y Raül Romeva y Joaquim Form, en el tres.

También considera «muy limitado» el tiempo que tiene para hablar con «el mundo exterior», puede conversar por teléfono 50 minutos a la semana, y se queja de que aún no ha visto a sus hijos. No cuenta nada más de su vida como reo.

El exvicepresidente confiesa que tiene tiempo «para pensar en el pasado pero también en el futuro». Su ánimo no ha decaído y sus planteamientos políticos tampoco.«El Gobierno español -dice- nos quiere de rodillas, sumisos, pero nos encontrará de pie».

También pide participar en las elecciones del 21 de diciembre, es el número uno en las listas de su partido, y ese día «votaremos por la independencia. De nuevo. La mejor respuesta que podemos ofrecer es una victoria democrática». Denuncia además que «el Gobierno español ha usurpado el Gobierno de Cataluña», pero sostiene que Carles Puigdemont «es el único presidente legítimo de Cataluña y ahora está en el exilio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos