El juicio por la violación grupal de sanfermines no será antes de noviembre

Imagen de los presuntos violadores. /
Imagen de los presuntos violadores.

Se espera además que el juicio sea largo «por el número de testigos», de manera que se podría prolongar alrededor de tres semanas»

EFEPamplona

El juicio por la violación grupal que en los sanfermines de 2016 sufrió una joven madrileña, y por el que hay desde entonces cinco personas en prisión, no se podrá celebrar antes del mes de noviembre, según fuentes del Tribunal Superior de Justifica de Navarra. Ya antes del verano en todo caso se pidió a los abogados de los cinco jóvenes andaluces imputados que indicaran en función de sus agendas las posibilidades que había para marcar una fecha.

Ahora el tribunal encargado del juicio, la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra, deberá señalar el juicio, algo que puede hacer "hoy, mañana o dentro de dos semanas porque no existe un plazo establecido para ello". En todo caso, dada la cantidad de personas implicadas, las mismas fuentes calculan que la vista oral "no podrá ser antes de noviembre ya que no hay tiempo de organizarlo".

Se espera además que el juicio sea largo "por el número de testigos", de manera que, "aunque probablemente no llegue al mes, se podría prolongar alrededor de tres semanas".

Fue en abril cuando la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra confirmó la conclusión de la fase de instrucción y decretó la apertura de juicio oral, denegando desde entonces en dos ocasiones, la última hoy, la excarcelación de los imputados.

Brutal agresión

En el escrito de acusación, el fiscal pide más de 22 años de cárcel para cada uno de los cinco acusados, así como el abono de una indemnización conjunta para la víctima de 100.000 euros por el daño moral ocasionado. Asimismo, A.M.G.E., J.E.D., J.A.P.M., A.J.C.E. y A.B.F. deberán indemnizar al Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea con 1.531,37 euros por el coste de la asistencia sanitaria y tratamiento farmacológico facilitado a la víctima tras los hechos, ocurridos en la madrugada del 7 de julio de 2016 en un portal de un edificio ubicado en el centro de Pamplona.

Los acusados, dice la Fisclía, taparon a la joven la boca, le rodearon, le bajaron su ropa interior y le obligaron a realizar felaciones a los cinco, y le penetraron, uno de ellos anal y vaginalmente, sin usar ninguno preservativo y "valiéndose de su superioridad física y numérica" y de la "imposibilidad" de la joven de "ejercer la más mínima resistencia".

Mientras todo esto ocurría, A.M.G. y A.C., "de común acuerdo con el resto de los acusados, pero sin el conocimiento ni consentimiento" de la chica, realizaron grabaciones de vídeo y fotografías con sus teléfonos móviles, "con la intención de vulnerar la intimidad de la víctima y posteriormente mostrarlos, enviarlos y difundirlos a su grupo de amigos". De hecho, sobre las 06:50 horas, J.A.P. envió a un chat denominado 'La Manada' mensajes como "follándonos a una los cinco", "todo lo que cuente es poco", "puta pasada de viaje" y "hay vídeo", aunque no llegaron a difundir las imágenes.

Poco antes, dice el escrito, "cuando los acusados se dieron por satisfechos", se vistieron y se apoderaron del móvil de su víctima, valorado en 199,19 euros, al que quitaron la funda y la tarjeta de memoria, con lo que se aseguraban de que la chica "no pudiera solicitar auxilio", tras lo que abandonaron el lugar.

Por estos hechos el Ministerio Público solicita para cada uno de los detenidos, entre ellos un militar y un guardia civil, 18 años de cárcel por un delito continuado de agresión sexual; 2 años y 10 meses de cárcel así como una multa de 5.409 euros, por un delito contra la intimidad; y 2 años de prisión por un delito de robo con intimidación.

Fotos

Vídeos