El juez que quería absolver a los acusados asegura estar «muy tranquilo»

El juez Ricardo González (en el centro), ayer, con varios compañeros en Pamplona. :: Eduardo Buxens / Efe/
El juez Ricardo González (en el centro), ayer, con varios compañeros en Pamplona. :: Eduardo Buxens / Efe

Ricardo González evitó valorar los ataques del ministro de Justicia y dijo estar «emocionado» por el apoyo de sus compañeros

PABLO OJER

Pamplona. Nunca se ocultó. De hecho, son muchos los que han visto en los últimos días a Ricardo González tomando cafés en los bares que rodean la Audiencia Provincial de Navarra. Pero ayer fue la primera vez que el juez que emitió hace una semana el voto particular en la polémica sentencia de La Manada, quien consideró que el tribunal debería haber absuelto a los cinco sevillanos que abusaron de una joven de 18 años en los Sanfermines de 2016, acudió a un acto público. Estuvo presente en la concentración que realizaron los jueces y magistrados de Pamplona, que, al igual que sus homólogos del resto de España, reclamaron al ministerio una «justicia independiente y de calidad».

«Estoy con mucho ánimo, sereno, tranquilo y muy emocionado por el apoyo de mis amigos y compañeros». Estas fueron prácticamente las únicas palabras que los periodistas consiguieron arrancarle al término de la concentración, ya que las demás frases fueron para rechazar hacer cualquier comentario o valoración acerca de la polémica suscitada tras su voto particular o sobre las palabras del ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien le acusó de padecer «algún problema singular» y quien se extrañó de que el Poder Judicial no hubiese tomado medidas disciplinarias contra él. «Yo solo hablo en autos y sentencias», respondió tajante.

Los jueces y magistrados de Navarra pidieron el lunes la «inmediata dimisión» del ministro, al que criticaron por mantener una actitud que consideraron «especialmente escandalosa». Dentro de esos apoyos de compañeros y amigos, Ricardo González recibió incluso el respaldo de uno de los abogados defensores de la víctima de La Manada, a pesar de que el magistrado no vio en las imágenes de los abusos sexuales más que «un ambiente de jolgorio y regocijo».

Carlos Bacaicoa aseguró que lamentaba «el linchamiento» que está padeciendo el magistrado de la Audiencia de Navarra. El defensor recordó que «los juicios se celebran en la sala y los resuelven los magistrados, mejor o peor». Bacaicoa calificó el voto particular de González como «enormemente desafortunado», pero, al mismo tiempo, apuntó que «no quiere decir que haya que inhabilitarlo, ni esas cosas que estoy oyendo por ahí, esos linchamientos populares realmente repugnantes». «Eso no se puede decir de un magistrado», lamentó.

Paradójicamente, el juez González fue quien ayer pareció mostrarse más tranquilo entre todas las partes implicadas en esta polémica judicial y política. Incluso apuntó sentido del humor cuando, ante la reiterada insistencia de los periodistas para que respondiese a los ataques, aseguró, «como dice una expresión inglesa, 'no coment'».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos