El juez se niega a excarcelar a Ignacio González porque teme que se fugue a Sudamérica

González es trasladado por la Guardia Civil a la Audiencia Nacional el pasado 21 de abril. :: s. d. / efe/
González es trasladado por la Guardia Civil a la Audiencia Nacional el pasado 21 de abril. :: s. d. / efe

García-Castellón alega que el expresidente madrileño tuvo un «papel decisivo» en la trama 'Lezo' y que cada vez hay más pruebas contra él

MELCHOR SÁIZ-PARDO

madrid. Ignacio González seguirá en la cárcel de manera preventiva, al menos todavía por un buen periodo de tiempo. El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha rechazado la petición de sus abogados de excarcelarle -o cuanto menos de imponerle una fianza- porque, alega el instructor, existe un alto riesgo de que el expresidente madrileño se fugue al extranjero. Pero no solo. El juez revela que la investigación del 'caso Lezo' sobre el saqueo del Canal de Isabel II, lejos de exculpar al expolítico del PP, está descubriendo más pruebas contra él, situándolo con un «papel decisivo» en el entramado corrupto.

La pasada semana González había pedido su excarcelación porque aseguraba que los más de tres meses que lleva en la cárcel madrileña de Soto del Real, en la que ingresó el pasado 21 de abril, le habían provocado un importante «deterioro físico y psíquico» y que la privación de libertad, además, estaba afectando a su «integridad moral». Sus letrados, además, insistieron en que las razones para decretar la prisión preventiva (riesgo de fuga, destrucción de pruebas u obstaculización de la justicia) habían experimentado una «variación sustancial». Pero García-Castellón no lo ve así. Es más, al contrario. El instructor dice abiertamente que teme que González se fugue a Sudamérica si le libera ahora. Dice el juez que es evidente que el preso forma parte de «una trama criminal que ha operado en diferentes países, habiendo reconocido el propio Ignacio González en conversaciones telefónicas su intención de comenzar una nueva vida de negocios en Sudamérica, donde precisamente existen varias operaciones investigadas en el marco de la presente instrucción. Y no solo eso. También el riesgo de fuga es todavía mayor si se le suma «la existencia de dinero de procedencia ilícita» fuera del territorio nacional.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional destaca que, conforme avanza la investigación, las cosas se están poniendo cada vez más feas para el exdirigente popular. El auto afirma que González, por lo instruido ya, podría haber tenido «un papel decisivo y necesario» en la extensa relación de delitos que se investigan en este causa (malversación de caudales públicos, fraude, organización criminal, prevaricación, falsificación de documentos, fraudes en las transacciones internacionales, cohechos y blanqueos de capitales).

Según García Castellón, solo las altas penas que conllevan estos delitos justificarían de sobra la medida de prisión preventiva, pero insiste en que cada vez las pruebas contra el recluso son más serias. «Asistimos a una cristalización progresiva de los indicios racionales de criminalidad como consecuencia de las diligencias que se están practicando», recalca.

Destrucción de pruebas

El juez también valora otro «riesgo», el de «acceso a las fuentes de pruebas» por parte del acusado. O sea, la capacidad de González de intentar hacer desaparecer las pruebas que le señalan. García Castellón no descarta que el expresidente, en libertad, pudiera llevar a cabo «coacciones o actuaciones tendentes a evitar la ocultación, alteración o destrucción de pruebas».

Como consecuencia de todo ello, García-Castellón concluye que se mantienen todos los elementos que llevaron a adoptar la prisión de Ignacio González y que el avance de la investigación, de una forma rápida y ágil, pasa necesariamente por mantener la medida adoptada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos