Juan Carlos I celebra su 80 cumpleaños sin la presencia de la infanta Cristina

Juan Carlos I posa en la Zarzuela junto a su familia tras el almuerzo multitudinario al que no asistió la infanta Cristina. :: francisco gómez / casa real/
Juan Carlos I posa en la Zarzuela junto a su familia tras el almuerzo multitudinario al que no asistió la infanta Cristina. :: francisco gómez / casa real

El Rey emérito ofreció en la Zarzuela un almuerzo privado al que asistieron 70 familiares directos

NURIA VEGA

madrid. No figuraba ayer en la agenda ningún acto institucional en conmemoración del 80 cumpleaños de Juan Carlos I. La celebración fue privada y consistió en un almuerzo multitudinario en la Zarzuela con 70 invitados y del que trascendió una imagen de la familia real con la infanta Elena y sus hijos, pero sin Cristina de Borbón, que no asistió al evento, ni Iñaki Urdangarín, en libertad provisional a la espera de que se pronuncie el Tribunal Supremo sobre su condena a prisión.

Será hoy cuando el Rey emérito acuda junto a doña Sofía a la tradicional Pascua Militar en el Palacio Real de Madrid. Una cita en la que no ha estado presente desde su abdicación en junio de 2014 y que constituirá la primera oportunidad este año para rendir homenaje a quien, en palabras de Mariano Rajoy, fue «una figura clave de la Transición y la democracia».

Las felicitaciones de la clase política se sucedieron durante toda la jornada. La primera, la del presidente del Gobierno, que poco antes de las nueve de la mañana, trasladaba en las redes sociales su reconocimiento al Rey. «En el 2018 celebramos el 40 aniversario de la Constitución y hoy su majestad el rey Juan Carlos cumple 80 años», ensalzó el jefe del Ejecutivo. Esa coincidencia reforzará en los próximos meses la presencia pública de quien llegó al trono en 1975 tras la muerte de Francisco Franco.

La Casa Real tiene previsto intensificar en 2018 la participación de don Juan Carlos y doña Sofía en actos impulsados desde distintos sectores de la sociedad al coincidir que también la reina alcanzará los 80 años el 2 de noviembre, que el 30 de enero será el 50 cumpleaños de Felipe VI y que el 6 de diciembre se celebrarán las cuatro décadas de vigencia de la Carta Magna. Una forma de compensar el descuido del pasado mes de junio, cuando, según algunas voces, el Rey emérito mostró su malestar por no haber sido invitado al 40 aniversario de la constitución de las Cortes.

Ayer, sin embargo, los principales dirigentes políticos del PP, el PSOE y Ciudadanos se pusieron en contacto con don Juan Carlos I. Fuentes socialistas informaron de que Pedro Sánchez le había enviado un mensaje. Y, del mismo modo, Albert Rivera trasladó su felicitación al Rey. «Le ha agradecido su labor al frente de la Corona durante unos años en los que se consolidaron la democracia y las libertades que disfrutamos a día de hoy», señalaron desde del partido.

Éxitos y turbulencias

Su figura ha sido siempre ensalzada por garantizar la estabilidad durante los primeros años de la democracia, en plena Transición, y contribuir a la apertura al exterior de una España recién salida de la dictadura. «Un rey que marcó el camino hacia la paz, la democracia y la libertad que pedían los españoles», aplaudió ayer el expresidente del Gobierno, José María Aznar. En este marco, su imagen quedó definida por su defensa de la Constitución durante el golpe de Estado del 23 de febrero de 1981. Desde entonces, el reinado de Juan Carlos I ha atravesado momentos de luz y de sombra, hasta el punto de que su abdicación contribuyó a rebajar la presión sobre la Corona tras episodios como el del viaje de caza a Botsuana y el escándalo del caso Nóos, que implicó a Iñaki Urdangarín y del que salió absuelta la infanta Cristina.

El coordinador federal de IU incidió precisamente ayer en la situación del matrimonio tras conocerse su viaje familiar a Roma. «El apellido Borbón nunca ha encajado bien con las leyes españolas; siempre ha sido privilegiado», censuró Alberto Garzón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos