La inversión extranjera se desploma un 75%

La caída, que se produce en el tercer trimestre, es previo al referéndum del 1-O y provoca una bajada del 43% en toda España

D. VALERA

madrid. La crisis en Cataluña desatada por el desafío independentista cada vez tiene un mayor impacto en la economía de la región. Además de la moderación del turismo, la fuga de empresas (casi 3.100 desde octubre) o el retroceso de las ventas comerciales, también está provocando la retirada de los inversores, que huyen de un escenario de incertidumbre. En concreto, la inversión extranjera productiva en Cataluña sufrió un descalabro del 74,9% en el tercer trimestre de 2017 y apenas alcanzó los 519 millones, frente a los 2.071 millones del mismo periodo de 2016. Esto significa que los inversores han aplazado sus operaciones en la comunidad autónoma de manera drástica.

Un impacto tan fuerte que lastró el comportamiento de este índice en toda España, cuyo volumen retrocede un 42,9% en el tercer trimestre al pasar de 8.186 millones a 4.673 millones, según datos del Ministerio de Economía publicados ayer.

Hay que tener en cuenta que las cifras hacen referencia al periodo julio-septiembre, es decir, antes de que la situación en Cataluña se agravase en octubre a raíz del referéndum y la posterior declaración de independencia. Por tanto, los datos del cuarto trimestre pueden ser aún peores para la inversión. Además, el malísimo comportamiento de la inversión extranjera en Cataluña contrasta con el dato positivo de otras regiones como Madrid, que avanzó un 20,1% hasta los 2.870 millones o el País Vasco y Valencia, que se dispararon un 122% o un 594%, respectivamente.

Es cierto que estos enormes vaivenes pueden estar relacionados con operaciones empresariales puntuales que provoquen esas distorsiones. Sin embargo, si se mira la evolución en lo que va de 2017 (hasta septiembre) la situación en Cataluña sigue siendo muy negativa. De hecho, la inversión productiva en la comunidad (excluidas las Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros, instrumentos de inversión con una mera finalidad fiscal) se hundieron un 37,4% hasta los 2.113 millones.

Un desplome que también influyó en la reducción del 3,1% del conjunto de España hasta septiembre. En este caso, la inversión extranjera productiva se situó en los 16.417 millones, frente a los 16.939 de 2016. Si se suman las operaciones de ETVE la inversión alcanza los 20.953 millones, apenas un 1,4% menos que el pasado curso.

La caída en Cataluña es tan fuerte que pierde su tradicional segundo puesto como receptora de inversiones extranjeras en favor del País Vasco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos