«Será inútil si no va acompañada de otras medidas»

«Desde el punto de vista constitucional, la propuesta es discutible. Dada la trascendencia del tema sería muy conveniente la reforma constitucional. Se limita de forma no prevista la libertad del Congreso para elegir al presidente. Esta limitación es habitual en los sistemas presidencialistas, donde el pueblo elige directamente al presidente; si en ellos se limita la libertad del pueblo, que es el titular de la soberanía, no hay un óbice de fondo para limitar a la Cámara baja. La propuesta no es radicalmente inconstitucional, pues la Carta Magna es una norma abierta, que ha de adaptarse a las demandas sociales y políticas, si estas son claras y mayoritarias. Nuestro sistema otorga gran importancia al presidente («régimen de primer ministro») y la práctica política y constitucional ha reforzado este papel, y parece razonable limitar esta preeminencia tan acentuada.

La iniciativa puede encontrar apoyo indirecto en normas constitucionales como el derecho de todos a acceder a los cargos públicos (art. 23.2) y la democracia interna de los partidos (art. 6). Ahora bien, como medida aislada será inútil si no va acompañada de otras. Como la experiencia demuestra, se puede transformar en un 'dedazo' a la mexicana. A la vez, debería modificarse la ley orgánica de partidos políticos, para garantizar que el candidato sea efectivamente elegido por los afiliados».

Guillermo Escobar Roca.

Profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Alcalá

Fotos

Vídeos