Interior vacía de inmigrantes la cárcel de Archidona tras la muerte de un interno

R. C. MADRID.

El Ministerio del Interior anunció ayer que no queda ningún inmigrante en la cárcel malagueña de Archidona, un centro penitenciario que se habilitó de forma temporal a finales de noviembre ante la llegada de más de 500 personas a la costa de Murcia. El ministerio explicó se han trasladado a otros centros de internamiento los últimos 67 inmigrantes que permanecían en la prisión, que llegó a acoger a 572 argelinos y que en las próximas semanas comenzará a funcionar como cárcel. Interior no precisó cuántos de los internos han sido repatriados a Argelia y cuántos enviados a otros CIE en España.

La polémica rodeó desde el primer momento la decisión de recluir a los inmigrantes en una prisión, pero el ministerio siempre mantuvo que era legal. El debate se enconó tras el supuesto suicidio de un argelino que apareció ahorcado en su celda el pasado 29 de diciembre. El ministro Juan Ignacio Zoido tendrá que dar explicaciones en el Congreso por la muerte del inmigrante.

La abogada de la familia del argelino fallecido mostró su preocupación por «la dispersión de testigos» de lo sucedido con el interno, una medida que dificultará el esclarecimiento del presunto suicidio, que la familia niega y achaca a los malos tratos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos