Interior reconoce que se vio sobrepasado el 1-O

M. S. P.

madrid. El Ministerio del Interior admite que se vio sobrepasado en el referéndum del 1 de octubre por la envergadura de la movilización, que obligó a «abortar» parte del operativo para evitar males mayores. El Gobierno, en una batería de respuestas a varios senadores sobre el despliegue contra la consulta ilegal, reconoce que aquel domingo no llegó a completar sus planes porque temió que hubiera «incidentes de orden público» de consecuencias imprevisibles.

Interior aporta datos adicionales a la comparecencia del pasado 18 de enero de Juan Ignacio Zoido en el Senado sobre los dispositivos 'Copérnico' (Policía) y 'Avispa' (Guardia Civil) contra la votación. «Una parte de las intervenciones fueron abortadas (...) ante la constatación de que la actitud hostil y el elevado número de personas parapetadas ante las puertas de los centros de votación hubiera requerido un uso excesivo de la fuerza», explica el Gobierno. «Se optó por no intervenir o, en su caso, por retirarse, en evitación de que se produjeran incidentes de orden público de imposible gestión policial», admite el Ejecutivo, que reitera que las fuerzas de seguridad frenaron la votación en 113 centros.

El Gobierno también revela que Interior no ha abierto un solo expediente por el uso excesivo de la fuerza ese día. Sí que ha habido «informaciones reservadas y expedientes sancionadores» a funcionarios, pero que «están relacionadas con cuestiones estrictamente de servicio y no con el operativo policial». O sea, fueron expedientes por cuestiones como ausentarse del servicio sin permiso. En otra respuesta, Interior afirma que ha comunicado a la «autoridad judicial» que 111 miembros de las fuerzas de seguridad resultaron «contusionados» el 1-O.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos