Interior reconoce a más de cien amenazados por ETA como víctimas

El Gobierno ha destinado una partida global de tres millones de euros para cubrir las indeminizaciones concedidas desde 2013

LORENA GIL

BILBAO. El Gobierno central ha reconocido a 106 amenazados como víctimas del terrorismo en los últimos cinco años. Hasta 2013, cuando se aprobó el reglamento de la nueva ley de víctimas, no se contemplaba esta categoría como uno de los supuestos para ser considerado damnificado y, por tanto, recibir una indemnización y tener acceso a las ayudas oficiales que figuran en la normativa. La presión que ejercieron los colectivos de afectados abrió la puerta, sin embargo, a compensar a los amenazados desde 1960, con carácter retroactivo, en la última modificación de la ley estatal de víctimas.

El primer año de su entrada en vigor, el Ejecutivo central, de la mano de la Dirección de Atención a las Víctimas, aprobó una docena de expedientes, a los que se sumaron tan solo dos más en 2014. El ejercicio en el que más solicitudes recibieron el visto bueno gubernamental fue el correspondiente a 2015, con un total de 45. En 2016 y 2017, los amenazados que fueron reconocidos como damnificados por el terrorismo ascendieron a 33 y 14, respectivamente, según revelaron desde el Ministerio del Interior. En este lustro, el Gobierno central ha destinado una partida global de tres millones de euros para cubrir las indemnizaciones.

Para que un amenazado sea reconocido como víctima del terrorismo debe cumplir una serie de requisitos. Según se recoge en la ley, la persona solicitante debe disponer de una sentencia firme que acredite haber sufrido el acoso de una organización terrorista o de su entorno. De no contar con ella, tiene que probar que ha llevado a cabo las oportunas diligencias judiciales o «incoado los procesos penales» para el «enjuiciamiento de los delitos». «La entidad de los daños sufridos, la naturaleza de los actos o hechos y demás requisitos podrán acreditarse» ante el Ministerio del Interior, estipula la normativa. Quienes son considerados víctimas del terrorismo, pueden recibir ayudas por conceptos como traslado de domicilio, gastos de escolarización, tratamiento psicológico y reinserción laboral.

Desconocimiento

El desconocimiento por parte de muchas víctimas de la existencia de ayudas -económicas y no económicas- a las que tienen derecho motivó que el pasado mes de septiembre el Ejecutivo central pusiera en marcha tres nuevas oficinas en el País Vasco para atender de forma personalizada a los damnificados y tramitar cualquier solicitud ante el Ministerio del Interior. Se da la circunstancia de que la modificación de la ley y la entrada de los amenazados como posibles beneficiarios incrementó las dudas entre los integrantes de este colectivo.

La creación de estas 'ventanillas' es una de las decisiones que se adoptaron tras los dos encuentros que en mayo y junio mantuvieron en Bilbao y San Sebastián -a posteriori se celebró otro en Vitoria- el equipo de la Dirección de Víctimas del Ejecutivo central con más de doscientos damnificados vascos. Las reuniones tuvieron por objetivo conocer las necesidades de los afectados para tratar de darles respuesta a nivel institucional. En sus primeros seis meses de andadura, 37 víctimas han acudido a las tres oficinas en busca de información.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos