Los independentistas auguran un acuerdo para la investidura «inminente»

Elsa Artadi, Jordi Turull (dcha) y Eduard Pujol, en un acto durante la campaña electoral. :: j. soriano/afp/
Elsa Artadi, Jordi Turull (dcha) y Eduard Pujol, en un acto durante la campaña electoral. :: j. soriano/afp

Los negociadores prevén un pacto para esta semana pues solo quedan algunos flecos, entre ellos el reparto de Consejerías

CRISTIAN REINO

barcelona. Esta es la semana decisiva para la formación de gobierno en Cataluña. JxCat, ERC y la CUP intensificaron ayer los contactos para llegar al pleno del Parlament del jueves, el primero de la legislatura, con el acuerdo para la investidura cerrado. Los grupos secesionistas reconocen que el pacto es «inminente», que debe cristalizar esta semana y que lo queda por pulir son algunos «flecos». «Casi estamos al final», afirmaron desde Esquerra, que hasta ahora era la que mostraba menos prisa.

Las formaciones secesionistas tratan de transmitir optimismo después de que desde el propio movimiento independentista, en concreto desde la ANC, les dieran un toque de atención el pasado domingo, recordándoles que han pasado ya más de dos meses desde las elecciones y Cataluña sigue sin Gobierno.

Los flecos pueden parecer cuestiones semánticas menores, pero en este caso son de calado. Por ejemplo, quien lleva la portavocía del Ejecutivo, que es tanto como quién construye el relato del Gobierno todos los martes tras la reunión del Consejo Ejecutivo. También forma parte de esos pormenores de última hora el control de TV-3 y Catalunya Ràdio. En principio, JxCat y ERC habrían acordado, a falta del anuncio definitivo, que la portavocía seguirá en manos de Jordi Turull como consejero de la Presidencia, mientras que la televisión pública pasará a controlarla Esquerra. Lo que está aún por definir y que en absoluto es menor es la hoja de ruta que tiene que seguir el Ejecutivo los próximos años. Las 14 Consejerías se las repartirán al 50% entre las dos formaciones. La CUP también apoyará el acuerdo, pero no entrará en el reparto de cargos.

Consejo de la República

En principio, el acuerdo establece una presidencia legítima, o simbólica, en Bruselas para Carles Puigdemont y una presidencia efectiva en Barcelona, cuyo presidente será investido en la Cámara catalana. Esquerra aseguró ayer que aún no se ha puesto ningún nombre sobre la mesa, pero el propio abogado de Jordi Sánchez, preso en Soto del Real, confirmó el domingo que su cliente «puede ser el presidente de la Generalitat efectivo».

Si Sánchez no pudiera ser elegido o su investidura fuera impugnada, como consecuencia de su situación judicial, Turull sería el candidato. Elsa Artadi aparece como tercera opción en último caso. Puigdemont, mientras, presidirá el denominado Consejo de la República con el que tratará de profundizar en la internacionalización del proceso.

El expresidente, que aún es el candidato oficial a la Presidencia de la Generalitat, tendrá un doble reconocimiento. En la Cámara catalana, con la propuesta de resolución que se votará este jueves y en la que se «denunciará» la destitución «ilegal» e «ilegítima» del presidente y de su Gobierno mediante la aplicación del artículo 155, se «proclamará» la «voluntad» y el «compromiso de restaurar la institución de la Presidencia de la Generalitat de Cataluña». El texto aún puede sufrir variaciones porque lo presentó en solitario JxCat.

Además, el Consejo de la República se constituirá de manera solemne en otro acto en Bruselas, que también servirá para «legitimar» a Puigdemont, según los secesionistas. Está por ver también si hay Vicepresidencia y, si la hay, quién es el elegido por Esquerra, que apuesta por situar en los cargos a dirigentes que no tengan causas pendientes con la justicia, a diferencia de JxCat.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos