El independentismo acordó un proceso constituyente

El plan, difundido por la CUP y que no contaba con el apoyo de Esquerra, preveía la «construcción de los Països Catalans»

C. REINO BARCELONA.

Un proceso constituyente para materializar la república. Este era el plan de gobierno para la duodécima legislatura que tenían entre manos los independentistas antes del pleno fallido de investidura del martes pasado. Sin embargo, el documento, difundido ayer por la CUP, no fue al final suscrito por desavenencias entre Junts per Catalunya y Esquerra, y no entró en vigor porque la elección del presidente de la Generalitat se ha aplazado sine die.

La hoja de ruta secesionista establecía como objetivo final del proceso constituyente la elaboración de una Carta Magna que debía ser refrendada por la ciudadanía en un referéndum. Antes de esa Constitución catalana, se impulsaría una asamblea constituyente, justo el día después de la formación del nuevo gobierno y estaría integrada por los diputados del Parlament (en principio solo participarían los independentistas y puede que los comunes) y representantes del mundo municipal. Además, los secesionistas buscarían la «internacionalización de la República de Cataluña» y la «construcción nacional de los Països Catalans», así como el control público y la soberanía de las infraestructuras estratégicas.

El texto debía ser firmado por los tres partidos secesionistas el martes pasado, poco antes de la sesión de investidura, pero Esquerra puso reparos, aunque la puntilla fue la decisión de Roger Torrent de aplazar el pleno lo impidió.

Las tres formaciones, en cualquier caso, no se pusieron ayer de acuerdo sobre si el texto era el definitivo, un principio de acuerdo o una base sobre la que negociar. Los secesionistas ya se comprometieron en la pasada legislatura a impulsar un proceso constituyente que, como la proclamación de la república, quedó guardado en un cajón la noche del 27 de octubre.

A pesar de lo ambicioso del plan independentista, Arran, la rama juvenil de la CUP, reconoció ayer que el secesionismo «no cuenta en estos momentos con la capacidad» suficiente para implementar la república catalana. Arran culpó a Torrent por aplazar la investidura y acusó a Esquerra de plegarse a la legalidad española.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos