El incendio que causó la muerte a dos bebés pudo originarse por una quema de rastrojos

R. C. VALENCIA.

El incendio que el pasado viernes provocó la muerte de dos bebés de diez meses en Ontinyent (Valencia) pudo originarse por una quema de rastrojos que estaba realizando el padre de las niñas y que acabó por descontrolarse. Es la primera hipótesis que maneja la Guardia Civil, aunque la investigación sigue abierta.

El fuego se inició alrededor de las tres de la tarde y la causa podría haber sido una chispa que saltó al interior de la vivienda de tres plantas situada en el camino de la Moneda de Ontinyent, donde estaban las dos pequeñas, hermanas gemelas. Cuando llegaron los bomberos, las llamas se habían propagado ya por toda la casa, que quedó completamente calcinada sin que los efectivos pudieran hacer nada.

Todo apunta, por lo tanto, a que la causa fue accidental. En el siniestro, el padre sufrió quemaduras en la cara y en un brazo y fue trasladado al hospital, donde el sábado recibió el alta. La madre y una tercera hija no se encontraban en la vivienda en el momento del incendio. Tras el suceso, el Ayuntamiento de Ontinyent decidió decretar el luto durante todo el fin de semana y trasladó su «conmoción» por la muerte de las bebés. Además, el Consistorio ha facilitado ayuda psicológica y logística a la familia de las niñas fallecidas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos