Iceta indultaría a los líderes independentistas

Iceta interviene ayer en un acto organizado por el Círculo de Economía. :: Andreu Dalmau / efe/
Iceta interviene ayer en un acto organizado por el Círculo de Economía. :: Andreu Dalmau / efe

El líder del PSC sacude la campaña con una propuesta de la que el PSOE se desmarca y que suscitó la crítica general

RAMON GORRIARÁN MADRID.

Miquel Iceta propinó ayer un remezón a la campaña catalana con su respaldo a un indulto a los líderes independentistas si son condenados por el Tribunal Supremo. «Ni se contempla», respondieron en el Gobierno, sorprendidos por las palabras del líder del PSC. La dirección federal del PSOE se desmarcó y enmarcó las palabras en «una opinión personal» del candidato. PP y Ciudadanos se llevaron las manos a la cabeza mientras que los secesionistas despreciaron la idea.

Ya lo había dicho antes alguna vez, pero sin tanta contundencia y apenas había levantado polvareda. Pero sus palabras de ayer resonaron como un gong. Si los líderes del proceso independentista fueran condenados en el juicio que tendrán en el Supremo por rebelión, sedición y malversación, Iceta «pediría sin duda el indulto» porque ante todo, dijo en una entrevista en la emisora catalana Rac1, hay que «cerrar heridas que tienen un origen político». Nadie desde el campo constitucionalista o independentista se había colocado ante esa tesitura, resbaladiza como pocas en una campaña electoral por su inoportunidad.

El indulto solo puede ser aprobado por el Consejo de Ministros cuando existe una condena firme y el aspirante al perdón cumple una serie de requisitos, entre ellos el arrepentimiento. En este caso no ha habido ni juicio ni sentencia porque el proceso aún está en fase de instrucción en el Tribunal Supremo. Hablar de indulto, por tanto, es, a ojos de todos menos de Iceta, precipitado. Ese escenario, según fuentes jurídicas, podría presentarse como pronto el próximo año pero es más probable que el juicio comience en 2019.

La dirección socialista afirma que es «una opinión personal en el marco de una campaña electoral»

Pero el primer secretario del PSC quiso tener su ración de protagonismo en una campaña polarizada como nunca y en la que los líderes soberanistas llevan la voz cantante pese a que uno, Carles Puigdemont, está huido en Bruselas, y el otro, Oriol Junqueras, está en la cárcel; mientras que Inés Arrimadas se ha convertido en la referencia entre los no independentistas. El líder de los socialistas catalanes necesita ideas rompedoras para romper ese círculo y apuntalar las buenas perspectivas electorales de su partido.

Coherencia

Iceta, además, se considera coherente porque siempre ha criticado por desmedida la prisión preventiva para los exconsejeros. Y como nadie da puntada sin hilo en campaña electoral, sus palabras también van dirigidas al votante catalanista huérfano de alternativas electorales, un yacimiento que trata de explotar con la incorporación a su lista de dirigentes de la extinta Unió Democrática y con un discurso trufado de guiños al nacionalismo moderado. Una estrategia que le ha acarreado la crítica constitucionalista, pero no la de sus compañeros del PSOE, que, a duras penas, respaldaron sus anteriores propuestas de la agencia fiscal para Cataluña y la quita de la deuda para los gobiernos autonómicos.

Pero esta vez no ha sido así. Si la petición de indulto causó sorpresa en la Moncloa, el asombro no fue menor en la calle Ferraz de Madrid. «Es la opinión de Iceta», apuntó la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra. La dirección federal, agregó la número dos del partido, «respeta» sus palabras, pero es una postura «personal en el marco de una campaña electoral».

Menos contemplaciones tuvieron en el PP, cuyo candidato a la Generalitat, Xavier García Albiol, acusó al líder de los socialistas de intentar «hacerse el simpático» ante el mundo independentista. Desde el partido gubernamental recordaron que los indultos están pensados para reparar casos de «injusticia material» no para los delitos cometidos por políticos. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, escribió en su cuenta de Twitter: «Si quieren prohibir los indultos a políticos por malversación o prevaricación, voten Ciudadanos. Si quieren indultos a políticos, vote PSC».

El desdén fue la respuesta secesionista. El exconsejero Josep Rull reprochó a Iceta que ahora derrame «lágrimas» cuando respaldó la aplicación del artículo 155 que posibilitó el procesamiento en la Audiencia Nacional. La número dos de la CUP para las elecciones, María Sirvent, señaló que la solución «no está en los indultos ni nada por el estilo» porque los acusados están encarcelados «de forma injusta».

En los cálculos del independentismo no entra el indulto. Carles Puigdemont ha reclamado al Gobierno de Rajoy una retirada de todos los cargos, el archivo de la causa en el Supremo y la puesta en libertad de los encarcelados si las fuerzas secesionistas ganan las elecciones de dentro de una semana y él es investido presidente de la Generalitat. Eso, según Puigdemont, sería «respetar» los resultados del 21-D.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos