Iceta cuenta con Duran para un hipotético gobierno socialista

Borrell califica de «extraordinariamente bajo» el nivel de comprensión intelectual del secesionismo sobre la UE

CRISTIAN REINO

barcelona. Carles Puigdemont inició la precampaña mostrando la cara más euroescéptica del independentismo y se descolgó con una propuesta de referéndum para que los catalanes decidan su permanencia en la UE, que no le compraron ni en su partido del PDeCAT.

A diferencia del independentismo, que se muestra muy crítico con Bruselas, por el portazo que ha dado al proceso catalán y su alineamiento con Mariano Rajoy, el PSC se presentó ayer como la formación más europeísta de cuantas concurren el 21-D. Miquel Iceta se describió como un europeísta «recalcitrante e impenitente» y hasta se permitió el lujo de presentar al equipo de asesores en asuntos europeos que tendría en caso de que sea el próximo presidente de la Generalitat. El líder del PSC, que no consigue romper el mano a mano entre ERC y Cs, con Junts per Catalunya como tercero en discordia, en que se ha convertido la pugna del 21-D, dijo que cuenta con algunos de los dirigentes más experimentados en la materia, como Javier Solana, exsecretario general de la OTAN y exalto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común; Josep Borrell, expresidente del Parlamento Europeo; los exeurodiputados de CDC Ignasi Guardans y Carles Gasòliba, y el exlíder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, que fue presidente de la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados.

Iceta buscó ayer su perfil más institucional y el más europeísta, pensando en amplios sectores de la sociedad catalana, tanto nacionalistas como no, que asisten con estupor a las declaraciones de Puigdemont y de los independentistas sobre la UE y sus dirigentes (Lluís Llach calificó de «cerdos» a Tusk, Juncker y Tajani) o temor ante la posibilidad de que Cataluña pudiera quedarse fuera de la UE en caso de que prosperara el proceso.

Al sector del nacionalismo moderado y al que en 2015 aún votó a Junts per Catalunya pero ahora duda dirigió ayer sus redes el dirigente socialista, que concurre con Unió. Entre otros, el espacio que representa Santi Vila, que se ha quedado huérfano, pues no se ve reflejado en la radicalidad que ofrece Puigdemont. El europeísmo es incompatible con la independencia de Cataluña fue el mensaje que les trasladó Iceta.

Los sondeos reflejan una mejoría del PSC, pero no en los términos en que apuntaban en una primera fase de la campaña. Iceta se comprometió a desplegar «de verdad» la ley de acción exterior y de relaciones con la UE de la Generalitat y defendió la presencia de Cataluña en el exterior, pero ceñida a promover las inversiones extranjeras y la de empresas catalanas en el exterior y sin renunciar a que España trabaje también por los intereses de Cataluña en Europa.

Duras críticas de Borrell

Josep Borrell ha asumido el papel ingrato de ser el azote de los independentistas en la fase final de la campaña para . Tras causar un gran revuelo por asegurar que para curar las heridas del proceso primero hay que «desinfectar», ayer volvió a cargar con dureza contra los secesionistas, quienes a su juicio tienen un nivel «extraordinariamente bajo» de «comprensión intelectual» acerca de cómo funciona la UE. Para el exministro socialista, son «lo contrario» a Europa y sólo han recibido el apoyo de la «extrema derecha belga».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos