Un hombre muere apuñalado en Avilés por el novio de su hermana

La víctima falleció casi en el acto fruto de varias puñaladas en el corazón mientras el agresor permanece huido

SHEYLA GONZÁLEZ

avilés. El barrio de El Cruce de Avilés vivió ayer un trágico suceso que tardará en olvidar. Daniel Capellán fallecía frente al bar Milenio pasadas las ocho de la mañana tras recibir varias puñaladas del novio de su hermana, Eduard González. El homicidio está siendo investigados por la Policía Nacional, que busca al presunto autor de los hechos, que huyó tras la agresión con el arma, un cuchillo cebollero.

La sala del 091 fue la encargada de alertar a la Policía Nacional, aunque ni estos ni la Policía Local pudieron hacer nada por salvar al hombre, de 44 años y de origen dominicano. La agresión fue rápida y comenzó diez minutos antes en el interior de un bar que abre de madrugada para servir los primeros desayunos.

El fallecido llegaba al establecimiento junto a otra media docena de personas poco antes de las ocho. Entre ellos se encontraba su hermana y el novio de esta. Al llegar comenzaron las primeras discusiones que terminaron en una fuerte pelea en el interior del local y con la muerte de Capellán.

«Llegaron tranquilos y se quedaron en la zona de cafetería, había otros tres clientes más. Fue todo muy rápido, en cinco minutos se desató la pelea. Al ver los primeros problemas decidimos llamar a la Policía Local, pero no les dio tiempo a llegar», explicó ayer la propietaria del establecimiento.

Dentro del local volaron los vasos, la comida y se llegaron a utilizar los palos del billar ubicado en la parte trasera del establecimiento, que terminó con una luna ruta y todo el mobiliario por los suelos.

En un momento de la discusión, Daniel Capellán decidía abandonar el bar, instante en el que su agresor se hizo con el arma. «Se quedó parado, miró a su alrededor y abrió la puerta de la cocina. Allí se encontró el cuchillo con el que partimos la cebolla para hacer los pinchos y salió para afuera», relató la dueña del bar.

Antes de llegar a ese punto, los clientes y una camarera habían abandonado el bar y se encontraban en la terraza por lo que, sin quererlo y huyendo de la trifulca del interior, fueron testigos del apuñalamiento. Capellán se encontraba frente al establecimiento, a punto de cruzar la carretera cuando el novio de su hermana se le acercó y le asestó la primera cuchillada. A pesar de la herida logró seguir en pié y avanzar unos metros.

Capellán se encontraba junto a la mediana que separa los carriles de la vía cuando volvió a ser atacado por su agresor. Allí le asestó varias puñaladas, «alguna directa al corazón», aseguran los testigos.

Mientras, en el interior del bar seguía su grupo de amigos, que «no salieron en ningún momento». «No fueron en su ayuda ni tras el agresor», hacen hincapié los testigos.

Sí que reaccionó el cliente de otro establecimiento, que rápidamente se dirigió a su vehículo, un Opel Zafira, para recoger a la víctima y auxiliarla llevándola al hospital. Lo introdujo en la parte posterior de su coche, pero el viaje al hospital nunca se produjo porque Capellán ya estaba muerto. El agresor huyó del lugar del suceso cuchillo en mano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos