EL HIJO DE TOMASA NO FUE EL PRIMERO

Abdullah Ahram Pérez. :: efe/
Abdullah Ahram Pérez. :: efe

En julio del 2014 dos miembros del Daesh llamaron en español a cometer atentados en España, unas amenazas que se han multiplicado en el último año

ANÁLISIS

El hijo de Tomasa no ha sido el primer miembro del Daesh en amenazar a España en castellano. Ni siquiera ha sido el primer yihadista español en hacerlo. Lo que sí ha sido es el primer terrorista en proporcionar grandes momentos de diversión a los usuarios de las redes sociales gracias a las parodias y bromas que se han realizado a cuenta del vídeo protagonizado por Abdullah Ahram Pérez, alias Abu Laiz Al Qurtubi ('el Cordobés'), que ha ganado fama digital como el hijo de la Tomasa.

Con su pose de yihadista pret a porter que tanto juego ha dado para la creación de memes en internet, Ahram Pérez ha sido presentado como el primer miembro del Daesh que ha amenazado a España, lo que no es cierto. «Con el permiso de Alá, Al Ándalus volverá a ser lo que fue: tierra de califato», afirmó en la pieza difundida tras los atentados de Barcelona.

Tres años antes, el 1 de julio de 2014, otros dos miembros del Daesh difundieron desde la ciudad siria de Raqqa las primeras amenazas en español contra España de ese grupo terrorista. Los protagonistas fueron Salahedinne Guitone, francomarroquí que había residido un par de años en Mallorca, y Noureddine El Mejdoubi, marroquí que residió una década en Navarra y Gipuzkoa y que se fugó cuando cumplía condena por tráfico de drogas en la cárcel alavesa de Nanclares. Guitone era la estrella mediática del Daesh, aparecía en vídeos lanzando mensajes en francés e inglés, se crecía ante las cámaras y daba rienda suelta con espontaneidad a su lado showman. Él es quien hizo de presentador de su compañero, El Mejdoubi, que aparecía como intimidado y tuvo que leer en un papel el texto de su mensaje:

«En nombre de Allah, el clemente el misericordioso, gracias a Allah de todo el mundo. Alhandulillah. Estamos en la tierra santa, en la tierra de Sham [el Levante, Siria]. Y les digo a todo el mundo, y aviso también: estamos viviendo bajo la bandera islámica y vamos a morir por ella hasta que nos abrimos [sic] todas las tierras presas, desde Yakarta hasta Andalucía, InshAllah [dios lo quiere]. Y os digo: España es tierra de nuestros abuelos y nos vamos a abrirla [conquistarla], InshAllah, con el poder de Allah. InshAllah, Salam Aleykum Rahmatullah».

Guitone murió en combate 25 días después de difundir el vídeo y a su compañero le pasó lo mismo unos meses más tarde. Parece que amenazar a España en imágenes tiene una vertiente gafe. Zakaria Said Mohamed, alias Abou Nur el Andalusí, natural de Melilla, miembro de Al Qaida en el Magreb Islámico, protagonizó, en septiembre de 2015, otro vídeo amenazador con un llamamiento a los musulmanes españoles para que se sumaran al combate. En febrero de 2016 un bombardeo de las tropas francesas contra una reunión de dirigentes de AQMI y de Al Morabitoune al norte de Tombuctú acabó con la vida de varios yihadistas, entre ellos Said Mohamed.

Un dato destacable es que en 2016 el Estado Islámico, además de incrementar sus referencias a España en sus declaraciones públicas o en sus vídeos propagandísticos, desarrolló canales de comunicación en español a través de Telegram.

Anécdotas de terroristas al margen, lo significativo es que las amenazas contra España se han disparado a lo largo de los últimos meses. Sólo el pasado año se contabilizaron casi medio centenar de declaraciones amenazantes tanto de Al Qaida como del Daesh. Dos son las razones principales de esas amenazas: una es la presencia de tropas españolas en Irak adiestrando a militares de ese país para enfrentarse al Estado Islámico; la segunda razón es la reclamación de España como territorio musulmán que fue, la reclamación de Al Ándalus. El profesor Manuel R. Torres Soriano señala que en 2001 la propaganda yihadista apenas hizo dos menciones a Al Ándalus, mientras que el pasado año las alusiones se elevaron a veinte, un dato indicativo de cómo el irredentismo andalusí ha ido a más en las dos grandes familias del terrorismo yihadista.

El historicismo islamista se refleja en algunos de los mensajes del Daesh emitidos durante el pasado año. En uno de los números de la revista An-Nabaa estudiaban la decadencia de Al Ándalus y la intervención de los almorávides. El 27 de julio, el órgano de propaganda del Daesh, Al-Wafaa, difundió un comunicado titulado 'Juramos que nos vengaremos de la España de Fernando', en el que se remonta a la batalla de las Navas de Tolosa, en 1212, y propone ataques contra los españoles. Hablaba de atacar a los españoles «con bombas, ametralladoras, atropello con coches o aviones o fumigación de veneno en el agua y la comida» y pedía a sus seguidores que secuestraran o decapitaran a ciudadanos españoles. Son sólo algunas de las alusiones amenazadoras que se han registrado recientemente.

El resultado de ese incremento de advertencias es lo que hemos visto hace unos días en Barcelona y Cambrils.

Fotos

Vídeos