La Guardia Civil entra por segunda vez en la comisaría de Lérida

Dos guardias civiles entran en la comisaría de los Mossos en Lérida en una imagen de archivo. :: a. ropero / efe/
Dos guardias civiles entran en la comisaría de los Mossos en Lérida en una imagen de archivo. :: a. ropero / efe

Varios agentes de paisano se personaron en las dependencias policiales en busca de conversaciones internas grabadas durante el 1-O

EFE

MADRID. La Guardia Civil volvió a acudir ayer a la comisaría de los Mossos d'Esquadra en Lérida para buscar grabaciones de las comunicaciones internas de los agentes de la policía autonómica durante la jornada del referéndum independentista del 1 de octubre.

Según algunas fuentes, varios agentes de paisano se personaron en las dependencias de los Mossos d'Esquadra con un requerimiento de la Audiencia Nacional para seguir recabando información relacionada con las comunicaciones que se llevaron a cabo desde la región policial de Ponent el día de la consulta de autodeterminación.

De esta forma, el instituto armado regresó a la comisaría de la policía autonómica a la que ya acudió el pasado 19 de octubre por orden del titular del juzgado de instrucción número 4 de Lérida para obtener una copia de las grabaciones en esa zona el 1-O, diversa documentación y el volcado del contenido de los teléfonos de dos de los mandos y un agente de la policía catalana.

Según indicaron fuentes de la investigación, el análisis de los móviles de estos mandos ha apuntalado las sospechas del instituto armado de que desde algunos sectores de los Mossos d'Esquadra se intentó controlar los movimientos de la Guardia Civil el 1 de octubre.

Grabaciones

La actuación de ayer en Lérida se llevó a cabo después de que la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela enviara el pasado martes a la Guardia Civil a una decena de las principales comisarías de los Mossos d'Esquadra, entre ellas su sede central en el complejo Egara, con un requerimiento para obtener las grabaciones de sus contactos en la jornada del referéndum.

En concreto, la titular del juzgado central de instrucción número 3 de la Audiencia Nacional envió a la Guardia Civil, como policía judicial, al complejo central, en Sabadell (Barcelona), y a las comisarías que actúan como salas de mando regionales en Barcelona, Gerona, Manresa, Sant Feliu de Llobregat y Granollers.

En total, una quincena de juzgados investiga la actuación de los Mossos durante el 1-O por los indicios de que pudieron atender con pasividad las órdenes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de impedir la votación.

Fotos

Vídeos