La Guardia Civil entra en el centro de comunicaciones de la Generalitat por el 1-O

Los agentes se incautan de mails de un mando de los Mossos sospechoso de haber ignorado las peticiones de ayuda de la Guardia Civil

M. SÁIZ-PARDO

Madrid. Tercer registro en cuatro días de la Guardia Civil a la búsqueda de pruebas de la supuesta inacción de los Mossos d'Esquadra el pasado 1 de octubre. Agentes del instituto armado, por mandato del Juzgado de Instrucción 4 de Lérida que investiga una denuncia de un ciudadano por la pasividad de los Mossos, entraron ayer en el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) de la Generalitat, en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), para hacerse con copias de todos los mails recibidos o enviados por un mando de los Mossos de la zona la comisaría de Ponent, de Lérida.

Según explicaron fuentes de la investigación, este responsable comarcal del cuerpo catalán habría sido uno de los jefes más significados en sus órdenes -no oficiales- a sus subordinados para que no actuaran el 1-O. Además, de acuerdo con estas mismas fuentes, habría desoído de las peticiones de ayuda de la Guardia Civil el día de la consulta ilegal.

Este mando policial es uno de los tres mossos que tiene en su punto de mira el Juzgado de Instrucción 4 de Lérida, que mantiene en secreto sus pesquisas. El jueves, este mismo instructor ordenó a la Guardia Civil entrar en la comisaría de Ponent en la que trabajan los tres funcionarios bajo sospecha (dos mandos y un agente de rango inferior) para hacerse con copias de los móviles de los agentes y de las grabaciones de la centralita del centro.

El martes fue el juzgado único de de la localidad tarraconense de Gandesa el que ordenó registrar los servicios centrales del 112 en Reus para recabar copias de las conversaciones de radio de los Mossos el 1-O.

Fotos

Vídeos