El Govern usó 200 teléfonos 'limpios' para sortear los pinchazos

El instituto armado asegura que también utilizaron mensajes que se «autodestruían»

M. SÁIZ-PARDO

MADRID. Los responsables de la Generalitat directamente involucrados en la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre y en el resto de maniobras para la ruptura con el Estado tomaron todo tipo de precauciones para evitar ser descubiertos, según revelan los informes de la Guardia Civil.

Una interceptación telefónica el pasado 7 de septiembre descubrió que, incluso, el Govern de Carles Puigdemont y sus más cercanos colaboradores usaron 200 teléfonos 'limpios' (terminales de titularidad ajena a su verdadero usuarios) para sus comunicaciones sobre el proceso independentista para sortear las escuchas judiciales.

La llamada que descubrió que la Generalitat había creado lo que denominaba una «red de garantías» con 200 móviles 'limpios' fue entre David Palanques, responsable de Proyectos del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), el corazón tecnológico de la Generalitat, y el director de Estrategia e Innovación del CTTI, Josué Sallent.

Este último, al que el instituto armado sitúa en el epicentro de las maniobras tecnológicas de la Generalitat para sacar adelante el referéndum soberanista, es un militante de Esquerra muy cercano al exvicepresidente Oriol Junqueras y sería él quien, a la vista del tenor de la conversación, puso en marcha esa red de móviles seguros.

Esa llamada, afirman los informes, solo viene a «ratificar las medidas de seguridad que a lo largo de la presente investigación se ha visto que adoptaban los individuos investigados». Los responsables de la Generalitat -prosiguen los atestados-, además, «optaron por utilizar canales de comunicación cuya intervención es muy difícil o imposible, como WhatsApp o Telegram, con mensajes que se autodestruyen o correos electrónicos que posteriormente se borraban».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos