El Govern pidió a Corea del Norte que reconociera la república de Cataluña

Alejandro Cao de Benós, delegado en el exterior del régimen comunista, asegura que medió entre Pyongyang y la Generalitat

RAÚL COSANO

tarragona. Alejandro Cao de Benós, delegado especial de relaciones en el extranjero de Corea del Norte, asegura que hizo de intermediario entre la Generalitat y el gobierno de Kim Jong-un en plena escalada hacia la independencia. Cao de Benós sostiene en el 'Diari de Tarragona' que ejerció de enlace entre el Ministerio de Asuntos Exteriores y la embajada norcoreana en Madrid a la hora de dar respuesta a la apelación del Govern de que el país asiático reconociera una eventual independencia. «No es algo reciente, ni tiene que ver con la DUI. Fue anterior, y en dos épocas, cuando estaba Artur Mas de presidente y también con Puigdemont», explica Cao de Benós.

«Alguien de la Generalitat se puso en contacto con nuestro embajador en España, ahora expulsado, y él me llamó para preguntarme qué sucedía, porque no tenía información directa», explica. Según cuenta, tanto él como la embajada recibieron la indicación procedente del Ministerio de Exteriores de la República Democrática Popular de Corea, que se negaba a reconocer una eventual DUI: «La posición es muy clara: se trata de un asunto totalmente interno a resolver entre España y Catalunya. Por eso no se podía reconocer la independencia. En el hipotético caso de que Cataluña se independizara con permiso, de manera acordada, sí que se establecerían vínculos y reconocimientos».

Cao de Benós habla de «respeto a las leyes y la normativa de España» como fundamento: «Se trata de un asunto de no-injerencia, igual que hacemos con otras naciones. Si fuera algo acordado o hubiera una autorización de España, no habría problema». La negativa se produjo, pues, en dos ocasiones, al menos según cuenta Cao de Benós, que en ambas resultó una pieza clave: «Yo soy el que informa regularmente a Pyongyang a través de las noticias de los periódicos o de agencias de prensa, y además envío informes específicos. Y Cataluña ha sido un tema importante del cual el gobierno norcoreano ha estado informado». ¿Qué cree que buscaba el Govern con ese contacto? «Ellos iban a por cualquier tipo de apoyo. Creo que fue una campaña hecha a la mayoría de países del mundo. Es un intento de búsqueda para ayudar a lograr la independencia de forma efectiva».

La negativa de Corea del Norte a reconocer la república catalana es una prueba más del nulo éxito del antiguo Govern en su intento de lograr hacerse un hueco en el escenario internacional. Apenas Osetia del Sur, región escindida de Georgia por la fuerza, dio algún paso en ese sentido. Nicolás Maduro también amenazó a Madrid con el reconocimiento internacional de Cataluña, aunque ni siquiera el mandatario chavista terminó por dar el paso. La soledad en el exterior ha sido clave en el fracaso del desafío soberanista. Lo dejó claro Artur Mas el pasado octubre cuando señaló que para que Cataluña tenga una independencia real, primero necesitaría el reconocimiento internacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos