Rajoy recuerda a Puigdemont que puede rectificar antes del jueves y evitar el 155

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. / Efe

Recrimina al presidente de la Generalitat la falta de claridad en la respuesta a su requerimiento | Insiste en que puede llevar sus demandas al Congreso y rechaza implícitamente una negociación bilateral

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

"Lamento profundamente que haya decidido usted, como presidente de la Generalitat y como representante ordinario del Estado en Cataluña, no contestar al requerimiento remitido el pasado 11 de octubre y, por tanto, no aclarar el extremo de si alguna autoridad de la Generalitat ha declarado la independencia de Cataluña". Así empieza el segundo aviso de Mariano Rajoy a Carles Puigdemont en menos de una semana. Un último toque formal de atención antes de poner en marcha la maquinaria del artículo 155 de la Constitución el próximo jueves .

El Ejecutivo entiende que el gobernante catalán ha buscado una vez más la confusión deliberada en la respuesta que esta misma mañana hizo llegar a la Moncloa. "No era tan difícil decir sí o no a la pregunta que se le hacía -ha reprochado en una comparecencia en la sede del Gobierno la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría-; en un tema tan importante solo se le pedía y pide claridad".

En estas condiciones, si antes del jueves a las diez de la mañana Puigdemont no rectifica o no explicita que en el pleno del pasado día 10 no echó a andar en el Parlament una República de Cataluña, Rajoy actuará en consecuencia."Está en su mano evitar que se den los siguentes pasos", ha remarcado la número dos del Gobierno.

Más información

"Espero que en las horas que quedan hasta que se cumpla el segundo plazo del citado requerimiento -insiste Rajoy en su nuevo escrito- responda con la claridad que todos los ciudadanos exigen y el derecho requiere".

El jefe del Ejecutivo corrige además a Puigdemont y le recuerda que el artículo 155 de la Constitución "no implica la suspensión del autogobierno sino la restauración de la legalidad en la autonomía", pero deja claro que también él preferiría no tener que aplicarlo. "El requerimiento es una oportunidad para reconducir el grave deterioro de la convivencia que se vive en Cataluña y (...) la vuelta a la legalidad previa a cualquier diálogo", dice.

En el Gobierno entienden que, con su respuesta a Rajoy, Puigdemont solo ha pretendido volver a dibujar un escenario de cara a la comunidad internacional según el cual él es un gobernante dispuesto al diálogo frente a un 'Goliat' autoritario. Por eso, en su carta, el jefe del Ejecutivo subraya que "nunca en toda su historia los ciudadanos de Cataluña han gozado de más libertades, de más autonomía política y financiera que en esta etapa democrática" y niega que exista más "conflicto" que el de la desobediencia a la legalidad.

Igualmente, subraya que no resulta "creíble" la continua apelación al diálogo de quien, en palabras de Sáenz de Santamaría, ignora a la oposición, trata de imponer su voluntad a los ciudadanos, sigue las directrices de los "radicales" y "desoye los llamamientos a la concordia". La número dos del Gobierno ha insistido así, como también hace Rajoy en su carta, en que a Puigdemont "se le está dando un campo amplísimo" para llevar sus demandas al Congreso de los Diputados "que es el ámbito al que le corresponde decidir". Una alusión a la futura comisión para la reforma del modelo territorial, planteada como antesala de la modificación de la Carta Magna.

Fotos

Vídeos