El Gobierno solo concede uno de cada cien indultos que se solicitan

El Consejo de Ministros no ha otorgado en los últimos tres años ningún perdón a condenados por corrupción o violencia de género

ANDER AZPIROZ

madrid. El Gobierno ha decidido dar un frenazo a la concesión de indultos. La subsecretaria de Justicia, Áurea Roldán, explicó ayer en el Congreso que en los dos últimos años apenas se ha atendido una de cada cien solicitudes presentadas. Si hace una década la media era otorgar 400 medidas de gracia anuales, en 2016 el Consejo de Ministros apenas aprobó 27 de las 3.774 peticiones que le llegaron.

Roldán señaló que el Gobierno ha querido ser «extremadamente cauteloso» en el uso de este privilegio heredado de los monarcas del Antiguo Régimen y que en otros países recae en el máximo órgano judicial y no en el Ejecutivo. A este respecto, la subsecretaria de Justicia apuntó que se pretende mantener el máximo respeto a las sentencias judiciales, lo que incluye además tener en cuenta los informes no vinculantes que realizan los tribunales sancionadores y el Ministerio Fiscal sobre las peticiones de medidas de gracia.

Sobre los beneficiarios, un 50% de ellos son condenados por delitos contra la salud pública. En estos casos el Gobierno valora la influencia de la drogodependencia y que el condenado esté rehabilitado. Roldán también específico que todas las medidas de gracia concedidas en los dos últimos años son parciales, lo que implica que no se han perdonado penas completas.

Desde el Ministerio de Justicia se quiso además destacar que ningún condenado por corrupción, por violencia de género o por delito contra la seguridad víal ha sido indultado desde 2014. Para convertir en norma lo que es una posición política, el PSOE ha presentado una proposición en el Congreso para impedir por ley que corruptos y maltratadores puedan ser perdonados. Una posición con la que el PP no solo está de acuerdo, sino que incluso apuesta por extender a otro tipo de delitos graves.

Desde la reforma del Código Penal en 2015, el Gobierno está obligado a informar cada año de los indultos que aprueba, una medida para dar mayor transparencia a la gestión de estas medida de gracias. Pero hasta ahora Justicia no había dado cuenta al respecto. Entre las pocas críticas que recibió Roldán destacaron las de Podemos. La formación liderada por Pablo Iglesias denunció el excesivo uso del indulto cuando llega a propuesta de las cofradías de Semana Santa, algo que para el partido morado no tiene cabida en un estado laico. La subsecretaria recordó que las medidas de gracia se pueden solicitar a título personal o para otras personas, y negó que las cofradías gocen de cualquier tipo de favoritismo por parte del Ejecutivo.

Polémicas

El indulto es una prerrogativa del Gobierno desde 1870 y su regulación apenas ha sido modificada en 147 años. Sí realizó una modificación el Gobierno de Felipe González en 1988, según la cual el Ejecutivo dejaba de estar obligado a motivar su concesión.

En los últimos años, la medida de gracia ha estado rodeada de numerosas polémicas. Bajo el Gobierno de Jóse María Aznar fueron indultados los exaltos cargos socialistas José Barrionuevo y Rafael Vera, condenados a diez años de prisión por el secuestro de Segundo Marey por los GAL. Una de las últimas decisiones de José Luis Rodríguez Zapatero antes de abandonar la Moncloa fue indultar al consejero delegado del Banco Santander Alfredo Sáenz, culpable, según el juez, de un delito de acusación y denuncia falsa, aunque posteriormente el Tribunal Supremo anuló parcialmente la concesión. El Ejecutivo de Mariano Rajoy perdonó en 2012 por dos veces a cuatro mossos d'esquadra sentenciados a cárcel por torturar a un detenido al que confundieron con un delincuente.

Fotos

Vídeos