El Gobierno recuerda a Torrent que Forcadell está en prisión por tramitar normas ilegales

La Moncloa recurrirá al Constitucional la reforma legal para la investidura a distancia en Cataluña

R. GORRIARÁN

madrid. El Gobierno recordó ayer al presidente del Parlamento de Cataluña que su antecesora, Carme Forcadell, está en prisión preventiva por permitir la tramitación de normas ilegales, como lo es, a su juicio, la reforma de la ley de Presidencia de la Generalitat. «Debería haber aprendido de lo que pasó el 6 y 7 de septiembre», apuntó el portavoz gubernamental, Íñigo Méndez de Vigo, en alusión a la aprobación de las leyes de desconexión. «Ya sabemos lo que ocurre con la desobediencia», insistió el ministro.

El Constitucional, explicó, ya ha avisado de «las consecuencias» de permitir el debate y aprobación de medidas legislativas que contravienen la legalidad. El Gobierno de Mariano Rajoy ya recurrió ante la corte de garantías contra el intento de investidura de Carles Puigdemont el 30 de enero, y el Constitucional resolvió que la investidura solo puede llevarse a cabo de forma presencial.

Ante la advertencia, Torrent suspendió en enero el pleno de investidura. Pero esta vez, y ante la presión de JxCat, ha permitido que se apruebe la reforma de la ley de Presidencia que posibilita la elección a distancia.

Méndez de Vigo señaló que el Gobierno ya ha solicitado el preceptivo informe del Consejo de Estado, que el lunes resolverá con toda probabilidad a favor de que se presente la impugnación. Acto seguido, la Abogacía del Estado entregará en el Constitucional el recurso que ya tiene escrito.

El siguiente paso será la orden de suspensión de la reforma por parte del tribunal, que también deberá decidir si emprende acciones penales a través de la Fiscalía contra el presidente y la Mesa de la Cámara, como hizo en su día con Forcadell y los miembros de la Mesa.

El portavoz gubernamental se preguntó «en qué cabeza cabe» pensar que una persona que está «huida de España» para eludir a la justicia y que aguarda la decisión de un tribunal alemán sobre su extradición pueda ser investido presidente de la Generalitat. «Es un disparate», subrayó, además de un «fraude de ley» en términos jurídicos y hasta políticos.

Una opinión compartida por el líder de la oposición porque «no es legal» una investidura a distancia o telemática. Pedro Sánchez señaló tras reunirse en Londres con el ex primer ministro laborista Gordon Brown que las fuerzas independentistas en vez de dedicar sus esfuerzos a saltarse la ley deberían formar un gobierno que esté al servicio del «100% de los catalanes y no del 47% que les votó».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos