El Gobierno intenta recuperar la iniciativa legislativa ante el auge de Ciudadanos

El Ejecutivo exhibe los cinco anteproyectos que estudiará mañana con el ánimo de combatir la imagen de parálisis

NURIA VEGA

madrid. Los 134 diputados que componen el Grupo Parlamentario Popular no son suficientes para garantizar al Gobierno el éxito de su agenda legislativa. Y el Ejecutivo asume que a medida que se aproximen nuevos procesos electorales, tejer complicidades con otros partidos se retornará más difícil. Pero en la Moncloa y en la calle Génova están dispuestos a correr el riesgo de promover algunas reformas que se estrellen contra la aritmética del Congreso con tal de combatir la imagen de parálisis y plantar cara a Ciudadanos.

El Consejo de Ministros estrenará este viernes estrategia. El Gobierno va a estudiar el anteproyecto que anunció Mariano Rajoy para ampliar los supuestos en los que se aplica la prisión permanente revisable. Según fuentes gubernamentales, la reforma permitiría castigar con esta pena a los culpables de asesinato que oculten el cadáver de la víctima o que empleen elementos químicos o incendiarios y a los responsables de secuestros que concluyan en muerte. Pero para lograr la modificación del Código Penal, el PP necesitará el apoyo de más grupos.

Lo mismo ocurre con los otros cuatro anteproyectos que debatirá el Consejo de Ministros y de los que ayer por primera vez informó el Gobierno con el ánimo de reforzar la idea de un comienzo de año, en palabras de Soraya Sáenz de Santamaría, «con una actividad legislativa muy importante». En realidad, en este caso se trata de adecuar leyes nacionales a la normativa europea en asuntos como la prevención del blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, la protección de secretos empresariales y la regulación de algunos aspectos de los servicios electrónicos. También se abordará el uso de los datos incluidos en el Registro de Nombres de Pasajeros para la investigación de delitos graves y de terrorismo.

En el último año, al Gobierno no le ha resultado complicado contar con el PSOE en materia de transposiciones de directivas europeas. Pero la batalla tendrá que darla el PP en reivindicaciones más políticas y menos técnicas.

Desnudar al rival

La mayoría absoluta de los populares en el Senado permitió ayer al partido de Rajoy aprobar en solitario una moción en defensa de la prisión permanente revisable. No le resultará tan sencillo cuando la reforma legal que plantea el Gobierno tenga que debatirse en el Congreso, aunque el PP cree que merecerá la pena «desnudar» la actitud de Ciudadanos, que este miércoles volvió a abstenerse, en un asunto de calado para el electorado del centro derecha.

Precisamente a un año de las elecciones municipales, los populares quieren transmitir a sus votantes la idea de que gestionan y se atreven con nuevas propuestas pese a su exigua mayoría y que no van a permitir que Ciudadanos les arrebate sus banderas tradicionales. En todo caso, ambos partidos estarán condenados a entenderse en lo fundamental para garantizar la legislatura: los Presupuestos Generales del Estado. Ya sean los de 2018 o los del próximo ejercicio, si Cataluña lo permite.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos