Interior encarga un informe para buscar una alternativa a las concertinas

Inmigrantes, encaramados a una valla con concertinas./Reuters
Inmigrantes, encaramados a una valla con concertinas. / Reuters

La portavoz del Gobierno pone de relieve que Ceuta y Melilla son fronteras europeas y que debe ser la UE la que se implique

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El Gobierno busca ya una fórmula para quitar las concertinas de las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla sin dejar desprotegidos los perímetros. La ministra portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, anunció este viernes que el Ministerio del Interior ya ha encargado un informe para buscar «otros métodos que garantizan la seguridad» en las fronteras sin que sean tan «cruentos» como las cuchillas que coronan las vallas desde 2005.

Celaá afirmó que tras el anuncio el jueves de Fernando Grande-Marlaska de retirar las cuchillas que provocan tremendas heridas a los migrantes que tratan de superar el perímetro hay también la intención de hacer «una llamada» a Europa en el sentido de poner en valor la importancia de actuar en los países de tránsito.

La nueva portavoz puso de relieve que las dos ciudades españolas en África son fronteras europeas y que debe ser la UE la que se implique. Celaá puso el ejemplo del éxito del Gobierno de Rodríguez Zapatero en 2006 cuando logró frenar la denominada 'crisis de los cayucos', reforzando la cooperación con los países de partida de las barcazas (fundamentalmente Mauritania y Senegal) con destino al archipiélago canario.

Según la portavoz, el Ejecutivo tiene la premisa de ligar la seguridad en las fronteras con el respeto a los derechos humanos. «Y este Gobierno va a primar los derechos humanos». «Vamos remover las concertinas sin perder la solidaridad y el respeto a los Derechos Humanos», insistió Celaá.

Alternativas

Los alambres de cuchillas se instalaron en primera instancia en 2005 por decisión del Gobierno de Rodríguez Zapatero, tras los primeros saltos multitudinarios a los vallados. Al año siguiente, tras las críticas de numerosos colectivos, fueron retirados.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy volvió a coronar las vallas de ambas ciudades con las mismas concertinas en 2013. En ninguno de los dos momentos en que han sido utilizadas han logrado frenar los saltos masivos, pero, sin embargo, han provocado graves cortes a los migrantes.

Entre las fuerzas de seguridad el anuncio de retirar este sistema tuvo ayer una buena acogida. Tanto desde la Guardia Civil como la Policía se ha denunciado que es muy lesivo y no disuade del salto. Sin embargo, los responsables sindicales reclamaron que antes de quitar las concertinas se pongan en marcha «alternativas» fiables.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos