El Gobierno central y la Generalitat rompen el hielo en materia de seguridad

Madrid y Barcelona aparcan sus diferencias por el proceso y pactan dar acceso a los Mossos al centro de inteligencia estatal antiyihadista

CRISTIAN REINO BARCELONA.

A pesar del enfrentamiento abierto como consecuencia del referéndum sobre la independencia, no todos los puentes entre Madrid y Barcelona están dinamitados. El Gobierno central y el catalán se reunieron ayer por primera vez desde hace ocho años en la junta de seguridad de Cataluña, el órgano que coordina los diferentes cuerpos policiales que operan en la comunidad catalana.

La reunión no se limitó además a una mera foto protocolaria y dio resultados «fructíferos», según concluyó el consejero de Interior catalán, Jordi Jané, una expresión que hacía tiempo que no se escuchaba a un dirigente catalán tras un encuentro entre la administración central y la autonómica. «Se ha roto el hielo», añadió Jané. A la reunión acudieron el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que destacó que la «normalidad constitucional se mantiene». «Esta reunión es la mejor prueba de la coordinación y colaboración que hay entre policías», aseguró Zoido.

Entre otras cuestiones, ambas partes acordaron que los Mossos d'Esquadra puedan tener acceso a la información policial europea y también a los foros estatales policiales de la lucha contra la amenaza yihadista. Así, la Policía catalana podrá integrarse en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y Crimen Organizado (CITCO) y en las mesas de coordinación y evaluación de la amenaza yihadista. Además, una comisión mixta estudiará la integración de los Mossos en el sistema de Europol de intercambios de información policial europea.

El Gobierno catalán puso el grito en el cielo cuando hace un mes el Ejecutivo central y el de Vitoria celebraron la junta de seguridad del País Vasco y acordaron integrar a la Ertzaintza en los foros policiales estatales y en las bases de datos de la Europol, dejando al margen a los Mossos. Puigdemont reclamó la celebración de la junta de seguridad catalana y ante la negativa del Ministerio del Interior la convocó de manera unilateral. Al final, ambas administraciones fueron capaces de acordar una fecha.

Jané trasladó a Zoido que ha abierto una convocatoria para contratar a 500 agentes, a pesar de que el Ministerio de Hacienda envió un requerimiento oponiéndose a la medida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos