El Gobierno avisa de que preparar el referéndum tiene responsabilidad legal

Méndez de Vigo compareció ayer ante los medios tras el Consejo de Ministros extraordinario. :: s. barrenechea / efe

Acusa a Carles Puigdemont de «alejar» a Cataluña de Europa con su plan soberanista

M. E. ALONSO

MADRID. El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, advirtió ayer al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de que «incurrirá en responsabilidad» ante cualquier acto preparatorio del referéndum de autodeterminación, tal y como han dicho los tribunales, en alusión a la sentencia del Constitucional al respecto. «Más clara no puede ser la posición», arguyó el ministro un día antes de que Junts pel Sí y la CUP presenten hoy la ley del referéndum en el Parlamento catalán.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Méndez de Vigo recriminó a los promotores del proceso independentista que lleven con «gran oscurantismo» tanto la ley del referéndum como la llamada ley de transitoriedad. «Sin luz ni taquígrafos», resumió.

El ministro acusó abiertamente al Ejecutivo de Puigdemont de presionar a los alcaldes, funcionarios y a los Mossos para que se sumen a sus pretensiones independentistas. Y calificó el plan soberanista trazado a través de los trabajos de la llamada asamblea constituyente catalana como una «fórmula que aleja de Europa» más propias de países «de otras latitudes» que de naciones enclavadas en la Unión Europea.

Mientras el PP insiste en las consecuencias, el PSOE trató de restar importancia a la nueva normativa con la que Puigdemont pretende blindarse ante el referéndum y tachó sus intenciones de mera «propaganda política». «Es un poco delirante el planteamiento. No resiste ninguna prueba de legalidad», destacó su secretario de Organización, José Luis Ábalos. El dirigente socialista apreció intereses electorales y partidistas en la deriva secesionista e insistió en que su partido no va a estar en nada que no entre dentro de la legalidad. En opinión del expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero la consulta no se llevará a cabo porque «no tiene ningún fundamento legal». El exlíder del PSOE defendió que el Estado tiene «la responsabilidad»y también «los mecanismos» para evitar que suceda.

Sin apoyo social

Podemos cuestionó la hoja de ruta del presidente catalán, que a su juicio no cuenta con el apoyo social suficiente, y que es un ejemplo de «unilateralidad» que no comparten. La formación morada, explicó Pablo Echenique, defiende una consulta pactada y con garantías. En esa línea, el secretario de Organización de Podemos respaldó la actitud de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien anunció que no pondrá en peligro a sus funcionarios con una consulta unilateral.

Ciudadanos criticó que la Generalitat siga adelante con su proceso «hacia ninguna parte» y que el borrador de la ley de secesión se asemeje más «a los sueños» de alguno que a la realidad de los catalanes y «sus problemas». Para su secretario general, José Manuel Villegas, la única salida posible es convocar elecciones autonómicas y que Puigdemont y su círculo «dejen de hacer el ridículo».

Fotos

Vídeos