Gestos de deferencia entre dos familias emparentadas

Isabel II agasajará con los máximos honores a los monarcas españoles, que se alojarán en el Palacio de Buckingham

A. A. MADRID.

Serán tres días de máxima cercanía entre las dos casas reales más importantes de Europa, que además están emparentadas entre sí. Don Juan Carlos, doña Sofía, Isabel II y Felipe de Edimburgo son cada uno por su lado tataranietos de la Reina Victoria.

Las buenas relaciones entre ambas familias se evidencian en el gran número de eventos que compartirán durante los tres días de la visita de Estado, a los que se ha sumado hasta el príncipe Enrique, segundo hijo del príncipe Carlos y la princesa Diana y poco dado a la participación en actos de carácter protocolario.

La única duda en el programa es si don Felipe y doña Letizia se encontrarán con el príncipe Guillermo y su esposa Catalina, duques de Cambridge. No se descarta que coincidan durante la cena de gala que este miércoles ofrecerá Isabel II y a la que asistirán cerca de 150 invitados.

La visita de Estado significará también una de las últimas participaciones de Felipe de Edimburgo en actos internacionales. La Casa Real británica ha anunciado que el marido de Isabel II, de 96 años, se retirará de la vida pública a partir de septiembre.

La estancia de los Reyes estará rodeada del estricto protocolo que caracteriza a la Monarquía británica, pero también de gestos de deferencia. Don Felipe y doña Letizia se alojarán durante las noches del miércoles y del jueves en el Palacio de Buckingham por invitación de Isabel II.

En los últimos días, los asombrados turistas también pudieron observar cómo unos mil soldados y unos 250 caballos, que escoltarán la carroza en la que se trasladarán Felipe VI y doña Letizia por la capital británica, ensayaban sus movimientos.

Fotos

Vídeos