La Generalitat despide a los 33 empleados de las 'embajadas'

E. P.

Los 33 trabajadores de las delegaciones de la Generalitat en distintos países han sido despedidos después de que la Consejería catalana de Relaciones Exteriores haya optado por no reubicarlos en otros departamentos, según fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

En el proceso de cierre de estas oficinas, se pidió a la Consejería que dirigía el cesado Raül Romeva que reubicase a los trabajadores que no eran personal directivo, por ejemplo en las oficinas comerciales (ACCIÓ) o en el Instituto Ramon Llull, y se les dio de plazo hasta el 28 de noviembre. Sin embargo, los trabajadores no han sido reubicados y el número dos de la Consejería, Aleix Villatoro, ha sido el encargado de firmar los despidos, según las mismas fuentes.

El cierre de las delegaciones de la Generalitat en el exterior lo decidió el Gobierno el pasado 27 de octubre en el marco de la aplicación del artículo 155. El Ejecutivo dejó abierta la de Bruselas, pero destituyó al delegado, Amadeu Altafaj. Las primeras en ser cerradas fueron las de Viena, Ginebra, Roma y Lisboa, que solo tenían actividad política.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos