Frenética semana en el Senado

El presidente del Senado, Pío García-Escudero (c), junto a los vicepresidentes Pedro Sanz (izda.) y Joan Lerma, ayer, en la Cámara alta. :: efe/
El presidente del Senado, Pío García-Escudero (c), junto a los vicepresidentes Pedro Sanz (izda.) y Joan Lerma, ayer, en la Cámara alta. :: efe

La Cámara alta, donde Puigdemont podrá intervenir, inicia el martes la aplicación del 155, que su pleno votará el viernes

ÁLVARO SOTO MADRID.

Por primera vez desde la llegada de la democracia, la política española pondrá sus ojos en el Senado. Todo ocurrirá a partir del martes y la expectación se concretará el viernes 27, cuando la Cámara alta deba aprobar en un pleno las medidas del artículo 155 que ayer presentó el Gobierno. Durante el resto de la semana se abrirá la fase de ponencia y el plazo de enmiendas, en los que los grupos trabajarán para proponer modificaciones a las propuestas presentadas por el Ejecutivo.

Los primeros pasos se dieron ayer. Tras el Consejo de Ministros que trasladó a la Cámara alta su batería de iniciativas, la Mesa del Senado se reunió para dar entrada a las medidas. Lo hizo con los votos favorables de los cuatro miembros del PP, los dos del PSOE y el voto en contra de la representante del PNV, María Eugenia Iparragirre, que considera que «no existe razón alguna» que justifique la entrada en vigor del artículo 155, según explicó su partido en un comunicado.

El camino hacia el pleno del viernes recorrerá otros hitos. Una vez suspendidos las sesiones que estaban previstas para la semana, el Senado se dedicará exclusivamente a la tramitación del artículo 155. El martes a las 13.00 horas se constituirá la comisión que estudiará la aplicación del 155, creada expresamente para este cometido.

La formarán 27 miembros (15 del PP, seis del PSOE, dos de Unidos Podemos y uno del resto, ERC, PNV, PdeCAT/CC y Grupo Mixto), a elección de cada grupo parlamentario, que ya formen parte de la comisión constitucional del Senado o de la de comunidades autónomas. La Mesa ha elegido este formato en vez de la convocatoria de la comisión de las comunidades autónomas, que hubiera requerido un trámite más complejo.

Esquerra anunció ayer que acudirá a la comisión para denunciar en este foro lo que considera una actitud «represiva del Estado». El PDeCAT, por su parte, dijo que también estará, y que será representado por su portavoz, Josep Lluís Cleries.

Dos días

La comisión tendrá aproximadamente dos días para elaborar el texto que concretará la aplicación del artículo 155. En esas 48 horas se abre un plazo para que Puigdemont presente alegaciones e incluso acuda a la institución, él mismo o un representante. El jueves a mediodía se celebrará una ponencia (grupo de trabajo de menor tamaño que se reúne a puerta cerrada) que elaborará unas conclusiones. Esas conclusiones serán votadas el jueves a las 17 horas.

Las conclusiones se convertirán en un dictamen que pasará al pleno del Senado del viernes, convocado para las 10.00 horas, donde será debatido de nuevo, en una sesión que se prevé larga porque tendrá dos turnos de intervención a favor y otros dos en contra. Además, también podrán hablar los portavoces de los partidos y, si lo piden, los de los grupos territoriales, que son los constituidos por los senadores de una misma comunidad autónoma. Con casi toda probabilidad, Mariano Rajoy acudirá al Senado para defender las medidas que ayer se aprobaron en el Consejo de Ministros.

En cualquier caso, el papel de la Cámara alta en todo este proceso no concluirá, ni mucho menos, esta semana. A partir de la entrada en vigor del artículo, el Gobierno dará cuenta al Senado cada dos meses de la aplicación y ejecución de las medidas que se aprobarán el viernes en el Pleno.

Además, la Cámara alta tiene la capacidad de modificar y adaptar a las necesidades de la actualidad las medidas aprobadas, hasta el punto de que podría incluso acordar una prórroga de su vigencia, que en un primer momento está establecida en un máximo de seis meses.

Fotos

Vídeos