Francia acerca a otros dos reclusos de ETA a cárceles próximas al País Vasco

Son ya nueve los reclusos trasladados a cárceles próximas, en esta ocasión a Lannemezan

E. L.

san sebastián. El Gobierno francés trasladó ayer a dos nuevos presos de ETA, Iurgi Garitagoitia y Arkatiz Agirregabiria, considerado como el número dos de la organización terrorista cuando fue detenido, a la cárcel de Lannemezan, situada a 212 kilómetros de la frontera con España. Etxerat, la asociación de familiares de reclusos, anunció en su web el traslado de estos dos reclusos, que cumplían sus condenas en centros penitenciarios situados a más de 900 kilómetros del País Vasco. En concreto, Agirregabiria estaba interno en la cárcel de Fresnes, a 930 kilómetros, mientras que Garitagoitia se encontraba en el centro penitenciario de Poissy, a 950 kilómetros. Ambos se hallan ya en Lannemezan, próxima a la ciudad de Tarbes.

Arkaitz Agirregabiria, de 34 años, fue detenido el 20 de mayo de 2010 en Baiona en compañía del considerado jefe militar de ETA en ese momento Mikel Carrera Sarobe, alias Ata. Las Fuerzas de Seguridad situaron entonces a Agirregabiria en el segundo lugar del escalafón de la organización terrorista y le implicaron en el asesinato el 16 de marzo del policía galo Jean-Segre Nerín, última víctima mortal de ETA.

Agirregabiria, al que también se le consideró jefe de adiestramiento de ETA, fue juzgado por estos hechos y condenado en diciembre de 2015 a una pena de 25 años de prisión, mientras que Carrera Sarobe fue sentenciado a cadena perpetua. Además, estuvo acusado en España de la colocación el 23 de julio de 2005 de un artefacto que no llegó a explosionar en la Casa del Pueblo de Derio.

Iurgi Garitagoitia Salegi, de 34 años y natural de Barakaldo, fue arrestado en Pau en julio de 2009 y condenado en 2015 a una pena de 15 años de prisión por su participación en el aparato logístico de ETA. Las Fuerzas de Seguridad le vincularon con el asesinato de Isaías Carrasco e investigaron su participación en el de Ignacio Uría. En 2016 reclamó la excesiva duración de prisión provisional y logró una indemnización de 6.000 euros.

El Ejecutivo francés procedió el pasado mes de febrero al traslado de los reclusos Zigor Garro y Julen Mendizabal a la prisión de Mont de Marsan, aplicando así su anuncio de acercamiento de aquellos reclusos que lo pidieran de forma individualizada y que, además, se encontrasen en el tramo final de su condena y sin delitos de sangre, entre otros requisitos. En marzo trasladaron a otros cinco presos más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos