Fomento sancionará a Iberpistas por el colapso de la AP-6 del 6 de enero

Efectivos de la UME caminan por una de las carreteras afectadas el 6 de enero. :: Luismi Ortiz / efe/
Efectivos de la UME caminan por una de las carreteras afectadas el 6 de enero. :: Luismi Ortiz / efe

El director de la DGT pide perdón a las miles de personas atrapadas por la nieve, pero endosa la responsabilidad a la concesionaria

ANDER AZPIROZ

madrid. El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, pidió ayer desde el Congreso disculpas a los miles de conductores y sus familias que el 6 de enero quedaron atrapados durante 18 horas al paso de la AP-6 por Segovia, los mismos a los que el alto cargo de Interior culpó en un primer momento por aventurarse de forma imprudente en la carretera pese a estar advertidos del temporal.

En su comparecencia ante la Cámara baja, Serrano reconoció «errores propios». No obstante, el máximo responsable de la Dirección General de Tráfico (DGT) volvió a echar balones fuera y aseguró que el grueso de las responsabilidades corresponde a la concesionaria de la autopista de peaje, Iberpistas. «La concesionaria no activó sus protocolos de emergencia hasta las 23:00 horas, y estuvo intentando con sus propios medios resolver la situación», criticó el director de la DGT. Fue a partir de ese momento cuando la Guardia Civil se hizo cargo del rescate de las personas atrapadas y, ante la imposibilidad de llevarlo a cabo, se optó por solicitar la intervención de la Unidad Militar de Emergencias.

Serrano anunció que el expediente informativo que el Ministerio de Fomento abrió la misma mañana del 6 de enero a la concesionaria dará paso a un expediente sancionador y a otro de penalización contractuales, si bien no ofreció detalles del alcance de los mismos. El director general explicó que es posible abrir los dos expedientes «de forma complementaria» porque la ley permite que se sancione y se multe mediante estas dos vías. También informó de que se exigirá a Iberpistas el coste del rescate.

Críticas de la oposición

Serrano no encontró ningún apoyo de la oposición en la Comisión de Interior del Congreso. Ciudadanos, que había aplazado la exigencia de responsabilidades hasta escuchar la versión de los responsables del Ministerio, pidió ayer la destitución del director de la DGT a pesar de que, subrayó el diputado Miguel Gutiérrez, sea amigo de Juan Ignacio Zoido. Podemos acusó a Serrano de escurrir su responsabilidad y presentarse en el Congreso como «una víctima», y el PSOE denunció que en esta crisis se sumó a la «incompetencia la insensibilidad».

Todos los grupos parlamentarios, salvo el PP, coincidieron en censurar que Serrano siguiera la crisis desde su domicilio en Sevilla y no se desplazara a Madrid e, incluso, a la zona afectada. Otro motivo más, dijo la oposición, para que Serrano dimita o sea apartado del cargo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos