La flotilla del 'Aquarius' desvía su rumbo para evitar las olas de cuatro metros

Varios refugiados, entre ellos varios niños, duermen en el 'Aquarius' durante su traslado a Valencia. :: lauren king / afp/
Varios refugiados, entre ellos varios niños, duermen en el 'Aquarius' durante su traslado a Valencia. :: lauren king / afp

Decenas de migrantes rescatados proceden de países a los que España apenas ha concedido solicitudes de asilo

A. AZPIROZ / A. CHECA MADRID / VALENCIA.

«Las condiciones climáticas durante la noche fueron muy duras con olas de hasta cuatro metros y viento de 35 nudos. El equipo médico ha pasado la noche atendiendo a personas afectadas por mareo». David Beversluis, uno de los doctores de Médicos Sin Fronteras a bordo del 'Aquarius', describió de esta manera el penoso viaje hasta Valencia de la flotilla que transporta a los 630 migrantes rescatados el pasado fin de semana cuando intentaban alcanzar las costas italianas desde las costas libias.

Tal y como apuntaban las previsiones, el clima no ha acompañado en la primera etapa del trayecto de 1.300 kilómetros que la flotilla inició el miércoles. Tanto que los tres barcos -el 'Aquarius', el 'Orione' de la Marina italiana y el guardacostas de este mismo país 'Dattilo'- se vieron obligados a cambiar de rumbo para buscar abrigo junto a las costas de Cerdeña. Este contratiempo podría retrasar la llegada a España, que este jueves se fijó para el sábado por la noche.

Según informó Beversluis, ayer por la mañana se repartieron alimentos suministrados por las autoridades italianas -naranjas, barras de cereales y té helado- y los migrantes pudieron descansar tras pasar una dura noche en la que hasta 80 de los 230 refugiados que viajan a bordo del 'Aquarius' tuvieron que ser atendidos por los mareos.

Mientras a bordo de las tres embarcaciones cuentan las horas que quedan para divisar la costa de Valencia, en los despachos del Ministerio del Interior y asociaciones humanitarias revisan leyes, estadísticas y normativas de inmigración. En la 'flotilla de la esperanza' viajan 630 hombres, mujeres y niños. Los más de 130 menores serán inmediatamente acogidos por el sistema de protección. Pero las dudas se ciernen sobre casi un centenar de inmigrantes procedentes de países a cuyos ciudadanos tradicionalmente España no ha concedido el estatuto de asilado.

Así se desprende de comprobar las cifras de refugios concedidos por Interior en los últimos cuatro años de los que se disponen informes completos (2013-2016). Guinea Conakry, Gambia, Ghana, Mali, Chad, Guinea Bissau, Níger o Comores son los ochos países de procedencia de algunos de los rescatados y que en los últimos cuatro años no ha sido objeto de ningún procedimiento de asilo por parte de España.

81 afectados

En esta situación se encontrarían 81 inmigrantes, los que se hallarían ante la mayor dificultad de que sus respectivos casos sean reconocidos para obtener la condición de refugiado. Otras nacionalidades, como la de Sierra Leona, Etiopía, Costa de Marfil, Senegal o Togo, apenas han recibido reconocimientos de asilo en los últimos años.

La inquietud que pueden sentir buena parte de los 630 migrantes no se reduce con la posición de los integrantes del Gobierno español. Sobre todo después de que el propio ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se contradijera ayer en apenas unas horas sobre el trato legal que recibirán. Por la mañana, en una entrevista en Onda Cero, sostuvo: «El comportamiento hacia esas personas va a ser idéntico, aplicando la legalidad vigente, que da a aquellos otros que vienen por vía Marruecos o Argelia hacia nuestro país; se abrirán los expedientes, si solicitan asilo se tramitará y si no lo hacen, se tramitará la expulsión que proceda». Por la tarde matizó que la situación del 'Aquarius' es «un caso de circunstancias excepcionales, donde la ley posibilita un trato específico».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos