La Fiscalía responde a Junqueras que ser presidente no es motivo para quedar libre

El furgón que trasladó a Junqueras desde la cárcel de Estremera se dispone a entrar en el Tribunal Supremo. :: Susana Vera / reuters/
El furgón que trasladó a Junqueras desde la cárcel de Estremera se dispone a entrar en el Tribunal Supremo. :: Susana Vera / reuters

Cree que el riesgo de que vuelva a delinquir se mantiene pese a que el líder de ERC dijese ser un «hombre de paz que busca el diálogo bilateral»

MATEO BALÍN MADRID.

La Fiscalía del Tribunal Supremo argumentó ayer ante la Sala de Apelaciones que Oriol Junqueras debe seguir en prisión provisional sin fianza porque existe un «evidente riesgo de reiteración delictiva». Una situación que lejos de atenuarse por el hecho de que haya ejercido su derecho a la participación política, que le ha permitido ser diputado electo como número uno de la lista de Esquerra (ERC) por Barcelona, se podría acrecentar si se postulara a la investidura como candidato a la Presidencia de la Generalitat. Una posibilidad que ganaría enteros en caso de que Junqueras quedase en libertad provisional y Carles Puigdemont, cabeza de lista de Junts per Catalunya, no regresara de Bélgica.

Los fiscales Javier Zaragoza (exjefe del Ministerio Público en la Audiencia Nacional) y Consuelo Madrigal (exfiscal general) fueron los responsables de defender ayer ante los tres magistrados del Supremo que los argumentos de Junqueras para salir de prisión son claramente insuficientes. No solo porque «la Justicia no puede ser una moneda de cambio», reprochó Zaragoza al líder de ERC, sino porque las menciones de éste al «diálogo bilateral, la negociación y el acuerdo» siguen siendo insuficientes para eludir la cárcel preventiva en una causa por un delito tan grave como es la rebelión, que conlleva penas de cárcel superiores a los 15 años.

«La ausencia de su compromiso con la legalidad constitucional y sin que se haya producido por su parte ninguna renuncia al uso de vías ilegales para la defensa de su proyecto político». Estos fueron los dos argumentos centrales de los fiscales ante los magistrados de la Sala de Apelaciones, compuesta por Miguel Colmenero, Francisco Monterde y Alberto Jorge Barreiro, quienes ayer comenzaron a deliberar si han cambiado las circunstancias para excarcelar a Junqueras, en la prisión madrileña de Estremera desde el pasado 2 de noviembre.

La Sala del Supremo comenzó ayer a deliberar el recurso de Junqueras, preso el 2 de noviembre

Previamente, los jueces pudieron oír de boca del propio líder independentista que estaban ante un «hombre de paz», de convicciones religiosas y que buscaba el acuerdo en el conflicto político existente en Cataluña, según fuentes jurídicas presentes en la sala. «Creo en la paz por mis convicciones de carácter religioso, dignitas hominis», enfatizó Junqueras. «Nunca he tenido una palabra de menosprecio hacia otras ideologías políticas», añadió.

Su abogado, Andreu Van Den Eynde, aseguró tras concluir la vista que su cliente «ha pedido que le dejen representar en libertad a la gente que le ha votado, que le dejen estar con su familia y también manejar esta situación desde la vía del diálogo bilateral y la negociación. A ello ha añadido el acatamiento de las vías pacíficas». Una sumisión, como se ha visto, claramente insuficiente para la Fiscalía, que le ha reprochado que no acate la «legalidad constitucional».

De 'sport' y más delgado

En una breve intervención de apenas unos minutos, Junqueras subrayó además que desconocía que existiera el documento 'Enfocats', una especie de hoja de ruta del 'procés' hallado en la casa de su número dos en la Consejería de Economía, Josep María Jové, y que se considera clave para la investigación.

Visiblemente más delgado y vistiendo camisa blanca y vaqueros con zapatillas deportivas, los discursos del diputado electo de ERC y de su abogado tampoco convencieron a la acusación popular, ejercida por el partido Vox, que se sumó a la petición de los fiscales de que siga en prisión. «El riesgo de reiteración delictiva va en contra de los argumentos de naturaleza política de la defensa y se apoya en los indicios que apuntan a una organización delictiva y a una hoja de ruta clara, aunque pretendan hacernos creer que lo desconocía», señaló el letrado Javier Ortega.

La sala tendrá que decidir ahora si levanta la medida de prisión provisional sin fianza que dictó contra el líder de ERC la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela cuando el caso aún no había pasado al Alto Tribunal.

En la actualidad, Junqueras y el exconsejero de Interior, Joaquim Forn, son los dos únicos miembros del anterior Ejecutivo catalán que permanecen en la cárcel por la organización del referéndum independentista y la declaración de independencia. El magistrado instructor de la causa, Pablo Llarena, decidió mantenerlos presos junto con Jordi Sánchez (ANC) y Jordi Cuixart (Òmnium) tras tomarles declaración el pasado 1 de diciembre. No actuó así con el resto de exconsejeros, para los que acordó libertad provisional con medidas cautelares, salvo en el caso de Joan Josep Nuet, tras prestar una fianza de 100.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos