La Fiscalía investigará el caso del funcionario que no trabajó en 10 años

La Fiscalía investigará el caso del funcionario que no trabajó en 10 años

La Diputación de Valencia espera que el Ministerio Público aclare «si el puesto creado en 2006 para Carles Recio era necesario y si los entonces responsables de la institución provincial eran conscientes de que no iba a trabajar»

EFE

La Diputación de Valencia ha enviado a la Fiscalía el expediente disciplinario abierto a Carles Recio, el funcionario de la corporación provincial que no acudió a su puesto de trabajo durante 10 años, por si los anteriores responsables de la institución fuesen responsables de algún delito.

Según ha informado la Diputación de Valencia en un comunicado, el expediente disciplinario se ha abierto tanto a Recio como a la directora del Archivo General, María José Gil, su superiora directa en el puesto de trabajo.

La Diputación espera que la Fiscalía aclare "si el puesto creado en 2006 para Recio era necesario y si los entonces responsables de la Diputación eran conscientes de que no iba a trabajar".

Según se ha hecho constar en dicho expediente disciplinario, el puesto de trabajo de Recio se creó con el criterio en contra del resto de funcionarios, que lo consideraron innecesario. "Lo que deberá aclarar la Fiscalía es precisamente si ese puesto como responsable de Actuación Bibliográfica era necesario y si los entonces responsables de la corporación, con Fernando Giner a la cabeza, eran conscientes de que Carles Recio no acudía a trabajar", según el comunicado de la Diputación.

Los instructores del expediente a Recio, que terminó con su despido el pasado mes de agosto, consideran que la Fiscalía debe "iniciar las actuaciones necesarias para la investigación y esclarecimiento de estos hechos, y en su caso, la determinación de las diligencias a que hubiera lugar", según recoge el texto remitido al Ministerio Fiscal.

Esta hipótesis de que la ausencia continuada de Carles Recio en su puesto de trabajo pudiera ser responsabilidad directa de los entonces responsables de la Diputación surge a raíz del escrito presentado por el abogado de la directora del Archivo, también expedientada.

Según este escrito, "nos podríamos encontrar ante la existencia de delitos de prevaricación o malversación de caudales públicos por la creación de un puesto de trabajo ficticio en el Archivo-Biblioteca, que después no ha sido ejercido por su titular, apuntando que puedan existir otro tipo de responsabilidades que subyacen en el presente asunto".

El caso de Carles Recio salió a la luz tras su publicación en un medio de comunicación, lo que provocó la respuesta de los actuales gestores de la Diputación, que abrieron sendos expedientes informativos al funcionario y su responsable directa.

Recio fue apartado de su puesto el pasado mes de agosto, mediante un decreto que recogía una falta muy grave por abandono continuado de servicio, tipificada en la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos