La Fiscalía francesa cifra en «un centenar» las armas que ETA no ha entregado

F. ITURRIBARRÍA PARÍS.

La Fiscalía francesa cifra en «un centenar» las armas que quedan por recuperar de las robadas por ETA en octubre de 2006 en los depósitos que la Sociedad de Importación y Distribución de Armas (Sidam) tenía en Vauvert, en el sudeste del país. «Las cuentas no cuadran», aseveró ayer la representante del Ministerio Público en un juicio abierto en París a seis etarras en referencia al arsenal entregado en la operación de desarme pactado desarrollada el pasado abril en el País Vasco francés a iniciativa de los autodenominados 'artesanos de la paz'.

Fuentes antiterroristas francesas consultadas por este periódico evalúan exactamente en 60 unidades, entre pistolas y revólveres, el armamento todavía no recuperado del botín amasado en aquel atraco que rondó las 400 armas cortas. El desfase entre ambas cantidades puede obedecer al cómputo de piezas sueltas, como cañones, culatas o tambores, también sustraídas en el asalto.

El centenar de armas que París echa en falta es la primera estimación oficial realizada en público por las autoridades judiciales francesas. «La amenaza está perfectamente de actualidad. ETA puede volver a ser operativa en cualquier momento», valoró la fiscal al subrayar que «no ha desaparecido ni se ha disuelto». «ETA está durmiente, puede despertarse y golpear de nuevo», advirtió.

La portavoz de la Fiscalía pidió al Tribunal Correccional condenas que suman 44 años de prisión contra los seis procesados con cumplimiento íntegro de dos tercios antes de acceder a beneficios penitenciarios y prohibición definitiva de residir en Francia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos