La Fiscalía avisa a Puigdemont de que la inmunidad parlamentaria no impide su detención

Puigdemont interviene a distancia ente el Consell Nacional de PDeCAT el pasado día 13. :: EFE/
Puigdemont interviene a distancia ente el Consell Nacional de PDeCAT el pasado día 13. :: EFE

Recuerda que tampoco lo hizo en el caso de Oriol Junqueras y Joaquim Forn y subraya que el aforamiento no implica nunca impunidad

PAULA DE LAS HERAS MADRID.

Junts per Catalunya se topó ayer con una advertencia contundente de la Fiscalía. El Ministerio Público emitió un comunicado en el que subraya que Carles Puigdemont no puede ampararse en la inmunidad de la que gozan los diputados para evitar ser detenido si regresa a España. El grupo al que pertenece el expresidente de la Generalitat explicó el viernes que está analizando las posibilidades que ofrece esa protección extraordinaria a los parlamentarios para olvidarse de la investidura telemática, a la que hasta ahora habían apelado, e ir a una presencial.

Después de que los letrados del Parlament dejaran claro que, conforme a su interpretación del reglamento, no cabe que el candidato a la presidencia del Gobierno exponga su programa al pleno mediante videoconferencia, Elsa Artadi y Eduard Pujol, la responsable de las negociaciones para la investidura y el portavoz del grupo parlamentario de JxC, admitieron que estaban planteándose dar la vuelta a su estrategia (que implica Puigdemont gobierne desde Bruselas) e intentar el regreso del expresident. Ahora bien, también dieron muestras de no estar convencidos de poder aferrarse al recoveco legal que ayer trató de cegar la Fiscalía.

El artículo 57 del Estatuto de autonomía estipula que los miembros del Parlament son «inviolables por los votos y las opiniones que emitan en el ejercicio del cargo» y que a lo largo de su mandato disfrutan de «inmunidad», lo que, en la práctica, significa que no pueden ser detenidos «si no es en caso de delito flagrante».

«Hay que ver cómo se puede traducir, dentro de la estrategia judicial y política la posibilidad de que se respete ese derecho», dijeron los portavoces de la formación independentista. La respuesta de la Fiscalía es tajante: de ninguna manera. En su comunicado, subraya que la doctrina del Tribunal Constitucional siempre ha hecho una interpretación «restrictiva» de los privilegios de los aforados. Y advierte: «La garantía de la inmunidad no significa que no se pueda ordenar el ingreso en prisión por orden judicial; se refiere exclusivamente a la detención policial». O sea, que nada impide que se cumpla la orden de arresto.

Además, el organismo que dirige Julián Sánchez Melgar también sostiene que, dándose a la fuga y manteniendo las actuaciones que culminaron el pasado octubre con la declaración unilateral de independencia, pone de manifiesto que persiste en su «plan delictivo» y que desarrolla acciones conducentes a su «consumación». Es decir, que existe el citado «flagrante delito» al que remite el Estatuto.

Como los demás

Por último, la Fiscalía General del Estado recuerda que ahora mismo están en prisión personas que, también tenían condición de diputados autonómicos en el momento de su detención y a los que se investiga por los mismos hechos y los mismos delitos que a él: rebelión, sedición y malversación de caudales públicos. Se refiere, en concreto, al exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y al exconsejero de Interior, Joaquim Forn.

Y, para rematar, hace un pequeño apunte y añade que en el caso de los diputados autonómicos ni siquiera es necesario pedir un suplicatorio a la Cámara para proceder a la investigación judicial. «Nuestra legislación no ampara el uso fraudulento del ordenamiento jurídico. Es inadmisible -remarca- una interpretación del privilegio de la inmunidad parlamentaria que derive en impunidad».

El aviso de la Fiscalía estrecha el camino al expresidente, que permanece huido desde el pasado 30 de octubre. En las últimos semanas ha dado múltiples muestras de no estar dispuesto a poner un pie en Cataluña si eso implica entrar en prisión. «Entre ser president y ser presidiario, prefiero ser president», dijo desde Bruselas a Catalunya Rádio el viernes. Incluso arguyó que podría ejercer el cargo perfectamente desde la capital comunitaria por vía telemática.

La penúltima palabra la tiene el recién elegido presidente del Parlamento, el diputado de Esquerra Republicana de Catalunya, Roger Torrent, que tiene previsto comparecer mañana para anunciar el nombre del candidato que propondrá al pleno como próximo presidente de la Generalitat, una vez escuchados todos los grupos parlamentarios.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos