La Fiscalía alemana avala de nuevo la petición de extradición de Puigdemont

La acusación pública del estado de Schleswig- Holstein insiste en que hay indicios para juzgar al expresident por rebelión y por malversación

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

La Fiscalía General del estado federado alemán de Schleswig-Holstein solicitó ayer formalmente la extradición a España de Carles Puigdemont por los delitos de rebelión y malversación. Los fiscales germanos reclamaron además el ingreso inmediato en prisión preventiva del expresidente catalán al considerar que existe riesgo de fuga.

«Pese a las existentes y en parte contrarias decisiones de la Audiencia Superior de Schleswig-Holstein, la Fiscalía del estado mantiene su postura de que debe concederse la extradición solicitada por las autoridades españolas tanto por el delito de rebelión como por el de malversación de fondos públicos», señala el comunicado emitido ayer por la acusación pública del más septentrional estado alemán.

El Ministerio Público subraya además que «el material entregado posteriormente por las autoridades españolas no resulta contradictorio, sino que prueba claramente el alcance de los enfrentamientos el día de la votación en Cataluña (la consulta soberanista del 1-O) que también deben atribuirse al perseguido».

Los fiscales reclaman prisión provisional para el político independentista por el riesgo de fuga.El tribunal estudiará la solicitud «en los próximos días» pero no asegura una resolución antes de un mes.

«No existen impedimentos para la extradición», afirma la Fiscalía, que estima igualmente que «el perseguido no se ve amenazado de persecución política por el proceso penal español» y destaca que «un estado democrático de derecho tiene derecho a enfrentar los ataques contra su existencia con los medios del derecho penal».

Los fiscales sostienen que en la solicitud de extradición «no existen defectos de forma como se presume en el procedimiento paralelo de la Justicia belga contra otros miembros del antiguo Gobierno catalán», en alusión a los exconsejeros Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig, y deja en manos de la sala de lo penal de la Audiencia Superior la procedencia de la extradición.

La nueva demanda se produce doce días después de que el tribunal encargado del caso rechazara una solicitud similar y negara además el peligro de fuga del político catalán, que desde su puesta en libertad condicional reside en Berlín.

Puigdemont fue detenido por la Policía alemana el pasado 25 de marzo, cuando acababa de cruzar en un automóvil la frontera de este país procedente de Dinamarca tras ofrecer dos días antes una conferencia en Helsinki. La nueva solicitud de los fiscales se produce después de valorar los nuevos documentos y vídeos aportados por la Justicia española, en los que se muestran los «ataques violentos masivos contra agentes de la Guardia Civil» el 1 de octubre pasado «sin que la Policía catalana llegara a intervenir».

La Fiscalía General añade que «los disturbios tuvieron tal alcance» que Puigdemont «debe ser extraditado también por el delito de rebelión», y destaca que, según el Derecho alemán, no solo debe contemplarse el delito de alta traición -equiparable al de rebelión en España-, sino también el de grave alteración del orden público. A su juicio, los enfrentamientos tuvieron como fin, dada su intensidad y dimensión, «presionar al Gobierno para que se viera obligado a ceder ante los separatistas».

Aunque un portavoz de la Audiencia territorial señaló a la agencia Efe que la solicitud «será estudiada en los próximos días», el órgano judicial emitió justo a continuación un comunicado en el que puntualiza que está por ver si se adopta una decisión a lo largo del mes de junio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos