La Fiscalía aguardará al final del juicio para decidir si investiga de nuevo a Camps

Camps atiende a la prensa tras asistir, el miércoles, a una reunión del Consejo Consultivo valenciano. :: efe/
Camps atiende a la prensa tras asistir, el miércoles, a una reunión del Consejo Consultivo valenciano. :: efe

Esperará a que el expresidente valenciano declare como testigo, lo que le obliga a decir la verdad sobre la financiación del PP

MATEO BALÍN MADRID.

La Fiscalía tiene previsto decidir si investiga por presunta malversación de caudales públicos a Francisco Camps, expresidente de la Generalitat valenciana entre 2003 y 2011, una vez que concluya la prueba propuesta por las partes en el juicio por la supuesta financiación irregular del PP regional. Fuentes del Ministerio Público confirmaron ayer que analizarán la declaración incriminatoria formulada por Ricardo Costa, exsecretario general de la formación.

Costa, que se enfrenta a siete años y nueve meses de prisión, atribuyó a Camps y a Juan Cotino, expresidente de las Cortes valencianas, el control del sistema de financiación irregular del partido, por el cual parte de los gastos electorales de las campañas de 2007 (municipales y autonómicas) y 2008 (generales) fueron asumidos por nueve empresarios contratistas con la Administración regional. En su mayoría se trata de constructores ahora arrepentidos para no entrar en prisión, que pusieron de su bolsillo 1,2 millones de euros para actos del PP.

Camps no ha sido acusado en ningún momento en esta pieza del 'caso Gürtel', por lo que los ilícitos que ahora se juzgan estarían prescritos para él, tanto el delito electoral (cinco años) como la falsedad documental (tres). Sin embargo, sí seguiría vigente el delito de malversación por la campaña de 2008, en el caso de que los citados empresarios admitieran que a cambio de hacer pagos en B al partido recibieron contratos amañados de la Generalitat. En ese caso, Anticorrupción pediría la apertura de una nueva pieza por presunta malversación, delito que prescribe a los diez años.

Costa apuntó que fue Camps quien decidió contratar con Orange Market, filial valenciana del Grupo Correa, para organizar los actos de campaña de las elecciones señaladas. Por estos eventos, la empresa controlada por Álvaro Pérez, 'El Bigotes', recibió 3,4 millones, de los cuales dos fueron aportados por el partido y el resto por los empresarios contratistas con «dinero negro».

«Soy militante del PP»

Camps está citado para testificar el 7 de marzo a petición de las defensas. En su calidad de testigo está obligado a decir la verdad, si no quiere incurrir en un delito de falso testimonio. Ayer aseguró en Onda Cero que la financiación fue «correctísima» y así lo certificaron las auditorias y el Tribunal de Cuentas, y que cuando se instruyeron los hechos nadie le citó «ni como testigo». «Todo el mundo dijo lo contrario a lo que está diciendo ahora». El expresidente desmintió a Costa y recalcó que no indicó a nadie «que pagara de ninguna forma ilegal», ni para el partido ni «obviamente» para él, puesto que «después de años de radiografía todo el mundo ha visto que lo que tengo es mi casa y punto».

El expresidente valenciano reconoció la «sorpresa» que le causó la declaración de Costa, con el que comió recientemente durante más de cuatro horas, junto a exconsellers y exdiputados, y que «en ningún momento dijo nada» de lo que se oyó en el juicio. En cuanto a las palabras de Mariano Rajoy sobre su situación actual en el PP, comentó: «Soy militante del partido. Imagino que Rajoy se refería a que ahora no tengo ningún cargo». Y añadió que será siempre del PP tenga o no carné» porque es un «convencido de España».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos