El fiscal general avisa de que no tolerará una reedición del 1-O

Defiende reactivar la euro-orden contra Puigdemont pero solo por rebelión o sedición

M. SÁIZ-PARDO

Madrid. El fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar prometió ayer una respuesta «firme», pero también «serena y proporcionada» contra los independentistas catalanes si éstos intentan reactivar el intento de secesión de la comunidad autónoma.

«Si se reiteran los actos de desobediencia - dijo en su primera intervención pública desde que tomara posesión del cargo hace poco más de dos meses-, sus autores se encontrarán con la respuesta firme de la Fiscalía, siempre bajo la luz del derecho penal, nunca seremos oportunistas ni políticos».

El jefe de la Fiscalía, que se refirió al intento de secesión como «uno de los problemas más graves a los que se enfrenta la democracia», se mostró bastante optimista con la posibilidad de que antes de final de año pueda haber una sentencia por el 1-O. Es más, consideró «factible» que la instrucción del caso en el Tribunal Supremo pueda acabar antes de este verano y el juicio contra la cúpula independentista se celebre en otoño. Eso sí, no pudo aclarar cuál será la acusación final del Ministerio Público, si rebelión o sedición. «Estamos en una fase muy incipiente. No tenemos clara la tipificación de los hechos», afirmó

Sánchez Melgar, además, calificó de «paradójica» la situación del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y recordó que en sus 35 años de carrera nunca ha visto un «fugado» del que se conociera «exactamente dónde estaba».

Defendió también que la Fiscalía reactive la euro-orden contra Puigdemont pero solo por los delitos de rebelión y sedición, ya que así, en el caso de que no se concediera su entrega, siempre podría ser juzgado en España por esos graves cargos en el caso de que retornara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos