Feijóo recuerda a la familia Franco que el Pazo de Meirás no puede venderse sin notificar a la Xunta

R. C. MADRID.

Alberto Núñez Feijóo restó ayer credibilidad a la puesta en venta del Pazo de Meirás en un portal inmobiliario por parte de la familia Franco por un precio de ocho millones de euros. El presidente gallego recordó que es un inmueble catalogado en 2008 como Bien de Interés Cultural y, por lo tanto, «no se puede vender sin notificar a la Xunta», algo que, hasta el momento, no ha sucedido.

La mansión coruñesa en la que Franco pasaba parte del verano durante su dictadura, y tras su muerte la familia siguió la tradición, se construyó sobre los restos de una antigua fortificación del siglo XVI por iniciativa de la escritora Emilia Pardo Bazán. En 1938, las autoridades coruñesas, previa colecta entre la población, se lo compraron a su heredera y se lo regalaron a Franco. Y así fue durante cuatro décadas.

Tras la muerte del dictador en 1975, la presión sobre la Xunta para que expropie o compre el pazo ha ido en aumento. «Dudo bastante que alguien quiera comprar ese pazo cuando se está estudiando la incorporación al patrimonio público», advirtió Feijóo. En septiembre, el Parlamento gallego acordó explorar la vía civil que permita la inscripción del inmueble como bien público y que analizan actualmente dos comisiones de expertos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos