La familia Pujol demanda a Rivera por decir que «robaron 2.500 millones de euros»

M. E. ALONSO

madrid. Albert Rivera no se retractará ni tampoco retirará sus comentarios sobre la presunta fortuna amasada por la familia Pujol Ferrusola al calor del 3% al considerar que están basados en «informaciones veraces». El líder de Ciudadanos respondió así ayer a la demanda por calumnias interpuesta por Josep Pujol Ferrusola, tercer hijo del expresidente de la Generalitat, ante el juzgado de primera instancia de Barcelona por reiterar que el «modus operandi habitual» del clan era cobrar comisiones ilegales y afirmar que eran propietarios de 2.500 millones de euros en paraísos fiscales.

En la querella, el hijo de Jordi Pujol y Marta Ferrusola, en nombre de la familia, reclama que Rivera reconozca la falsedad de esas afirmaciones «infundadas» y se retracte públicamente. «Nosotros no podemos retirar informaciones que han sido publicadas en los diarios», aseguró el presidente de Ciudadanos. Tampoco, añadió, es posible suprimir los informes policiales que constan en los sumarios ni los indicios judiciales que han llevado a prisión preventiva al primogénito del exmandatario autonómico.

Para Rivera, el objeto de la demanda de los Pujol no es otro que un intento de volver al «oasis catalán», en el que la corrupción y las comisiones de la antigua Convergencia -reconvertida ahora en el PDeCAT- eran tabú. «Se acabó el oasis, que no era un oasis sino una charca con mucha corrupción y tapada por la estelada», remarcó. Un escenario que, recordó, se ha vivido también en otros lugares de España como Madrid o Valencia.

El líder del primer partido de la oposición en Cataluña se refirió también al delito de evasión fiscal durante varias décadas, confesado por el propio expresidente en 2014 y advirtió a los Pujol de que no lograrán «amedrentar y silenciar» a los políticos, periodistas, jueces y fiscales que denuncian la corrupción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos