Los expresidentes serán los últimos acusados en declarar

C. CUERDO SEVILLA.

El juicio de la denominada 'pieza política de los ERE' comenzará con las cuestiones previas, pero no será hasta enero cuando empiecen las declaraciones de los acusados. El ex director general de Trabajo, Javier Guerrero, será el primero junto a los exconsejeros de Empleo Antonio Fernández y José Antonio Viera, mientras que los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán responderán los últimos. Tras ellos será el turno de los 56 testigos o peritos.

El magistrado Juan Antonio Calle será quien presida la vista, tras admitirse la recusación contra el ponente designado inicialmente por sorteo, Pedro Izquierdo, que fue trabajador de la Junta. Se prolongará durante varios meses y hay quien apunta que podría durar hasta un año. No obstante, se augura cierto retraso dado que las otras dos magistradas que estarán al frente, Pilar Llorente y Encarnación Gómez, siguen con el reparto habitual de la sala y no será hasta el próximo martes, un día antes de la primera sesión, cuando serán relevadas por los jueces de refuerzo que se harán cargo del resto del trabajo.

La Audiencia de Sevilla ha tenido que ampliar la capacidad de una de las salas ante la falta de instalaciones para un juicio de tal envergadura. Aun así, falta banquillo, por lo que los 22 acusados se ubicarán en sillas. Estarán acompañados por otros tantos letrados, dos fiscales, la Junta de Andalucía en calidad de acusación particular y las acusaciones populares que ejercen PP-A y Manos Limpias. El juicio ha levantado gran expectación y se han acreditado hasta 150 periodistas de 37 medios para seguirlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos