Expresidentes autonómicos alertan del debilitamiento del Estado central

R. C.

madrid. La comisión territorial auspiciada por el PSOE va camino de echar por tierra la apuesta federalista de los socialistas, al menos en lo que a sus primeras sesiones se refiere. El turno de comparecencia en el Congreso correspondió ayer a expresidentes autonómicos y exministros de Administraciones Públicas.

El más contundente fue Ramón Luis Valcárcel. El jefe del Ejecutivo murciano durante 19 años abogó por que el Estado central recupere algunas competencias que consideró clave. Una de ellas sería la Educación en el caso de que se utilice para el adoctrinamiento, argumentó. «Si la enseñanza de la Historia, tal y como es hoy impartida en algunas comunidades, supone un riesgo para la convivencia presente y futura, hay que denunciarlo», afirmó en relación a las denuncias por la supuesta manipulación de la enseñanza por parte del independentismo.

Jerónimo Saavedra, expresidente de Canarias y ex ministro de Administraciones Públicas socialista, valoró a su vez que es necesario «pensar cuál es el límite para reducir el papel protagonista del Estado».

No ceder más

El exministro Rafael Arias Salgado, que con UCD gestionó Administraciones Públicas y con el PP fue titular de Fomento, desaconsejo abrir un proceso de reforma constitucional y apostó por la vía de acuerdos entre los partidos para mejorar el modelo autonómico, teniendo claro que no se deben ceder ya más competencias. «El grado de descentralización del Estado español no tiene parangón en el mundo y no cabe transferir más poder», justificó.

Jordi Sevilla, ministro de Administraciones Públicas en el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, fue el que menor recelo mostró frente la descentralización. Habló de «dar el salto a la cogobernanza», eso sí, basada siempre en «una lealtad constitucional mutua».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos