El expresidente no podrá votarse desde Bruselas

Ayer concluyó el plazo para que se hubiese registrado en el consulado, donde podría haber sido detenido

R. C.

madrid. Carles Puigdemont no podrá votarse a sí mismo el 21-D, al menos desde Bruselas. Ayer concluyó el plazo para que los votantes no residentes en el extranjero se registrarán en los consulados y, según confirmaron fuentes cercanas al expresidente, ni él ni los cuatro exconsejeros que le acompañan en la capital belga presentaron la documentación requerida. Para tener derecho a sufragio, Puigdemont debería haber acudido a las oficinas consulares de España, donde según informaron fuentes policiales, podría ser detenido al pesar sobre él una orden de busca y captura. La alternativa que le queda al expresidente para poder votarse es acudir a su colegio electoral de Gerona, aunque es poco probable que llegara sin ser arrestado una vez pusiera pie en territorio español.

Puigdemont, que echó un nuevo jarro de agua fría sobre 'el procés' al reconocer que «la república no se construye en dos días», también renunció ayer a cobrar la pensión de expresidente catalán, que supone ingresar 112.000 euros anuales durante cuatro años.

Puigdemont tomó esta decisión después de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, le diera el martes un plazo de diez días hábiles para decidir si solicitaba acogerse al Estatuto de expresidentes de la Generalitat.

Lo que sí ha solicitado el ex jefe del Ejecutivo catalán es cobrar el sueldo de diputado regional hasta que se renueve el Parlament tras el 21-D. Tras anunciar la renuncia a la pensión, Puigdemont cargó a través de Twitter contra el titular de Hacienda. «El Estado continúa siendo una máquina de humillar instituciones y ciudadanos. Montoro debería dedicar su tiempo a recuperar el dinero perdonado del rescate bancario», afirmó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos