El expresident lamenta el apoyo «incondicional» de la UE a Rajoy

R. C.

madrid. Carles Puigdemont está «decepcionado, aunque no sorprendido», por el apoyo «incondicional» de los gobernantes de la Unión Europea a Mariano Rajoy tras las elecciones del 21 de diciembre. El expresidente de la Generalitat considera que el Gobierno actúa «de la misma manera que antes», como si no hubieran existido unas votaciones en las que el independentismo revalidó la mayoría absoluta en el Parlamento de Cataluña.

En un artículo publicado ayer en el periódico norteamericano Politico, Puigdemont se queja de que Rajoy «aparentemente» no ha reconocido los resultados electorales porque mantiene en vigor la intervención de la autonomía al amparo del artículo 155 de la Constitución. El Gobierno ha anunciado que dejará sin efecto dicho precepto constitucional una vez que se forme el nuevo Ejecutivo catalán.

El expresidente de la Generalitat también lamenta que Rajoy no haya abierto «un canal de diálogo» con la mayoría parlamentaria secesionista. Una situación, subraya el expresident, ante la que «algunos de los líderes de Europa siguen callando», un comportamiento, recalca, que «no nos sorprende, pero estamos decepcionados».

Puigdemont reclama a los gobernantes europeos que hagan llegar a Rajoy que «este no es el camino» porque con esta incomunicación y falta de diálogo «envenenarán la situación y harán que una solución democrática sea más complicada». La Unión Europea, prosigue, tiene que hacer «comprender» al Gobierno del PP que «lo que se necesita es diálogo, negociación y acuerdo» sobre la relación que los catalanes quieren tener con el resto España, y que debe estar fundamentada en «el respeto, el reconocimiento, la cooperación y la igualdad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos