La exministra disfrutó de viajes y otros servicios que la trama de Correa ofreció a su familia

Ana Mato Exministra de Sanidad

M. S.P. MADRID.

Ana Mató se aferró al cargo con uñas y dientes mientras pudo. Logró tener el respaldo de Rajoy frente a la avalancha de informes de la UDEF que le señalaban. Finalmente abandonó el Ministerio de Sanidad en noviembre de 2014 cuando la Audiencia Nacional la imputó como participe a título lucrativo de los regalos que Francisco Correa hacía a su entonces marido, Jesús Sepúlveda, ayer condenado a 14 años y cuatro meses de cárcel. Ahora, la sentencia lo confirma. La exministra disfrutó de «viajes y otros servicios que el Grupo Correa ofreció a su familia». «Parece evidente que si la señora Mato realiza unos viajes y recibe unos servicios que no abona, está obteniendo un beneficio en la parte o cuota que debiera corresponderle sufragar como miembro de la sociedad conyugal, por lo que, en la medida que supone un enriquecimiento sin causa (...), viene obligada a restituir aquello en que se ha beneficiado», apunta el fallo. Por ello, la sala la condena a una multa de 27.857 euros (que ella ya abonó antes del juicio) por haberse dejado regalar la organización de dos cumpleaños de sus hijos en 2001 y 2002, la comunión de una hija en 2005 y un artículo de Louis Vuitton, entre otras dádivas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos