«No existe en Euskadi un sentimiento de querer emular a Cataluña»

El lehendakari Iñigo Urkullu posa en la terraza de la sede de la presidencia del Gobierno vasco, en Vitoria. :: usoz/
El lehendakari Iñigo Urkullu posa en la terraza de la sede de la presidencia del Gobierno vasco, en Vitoria. :: usoz

«No tengo problema en que los catalanes tengan un Concierto Económico, pero siempre que eso no tenga un efecto negativo para el nuestro» Iñigo Urkullu. Lehendakari

JORGE SAINZ VITORIA.

Sobre la mesa del despacho de Iñigo Urkullu (Alonsotegi, Vizcaya, 1961) hay un archivador con una senyera: 'Seguimiento y situación. Catalunya'. Significativo de que la crisis catalana ha preocupado y ocupado al lehendakari en los últimos meses. Pese a que sus esfuerzos mediadores no cristalizaron, la evolución de los acontecimientos le ha «reafirmado» en sus tesis.

-Los dirigentes catalanes se cuestionan ahora si estaban realmente preparados para la independencia y se disponen a concurrir separados a las elecciones. ¿Le ha sorprendido la evolución de los acontecimientos?

-No me agrada entrometerme en las posiciones de otros partidos, pero estimo que estamos en una situación de estrategia de defensa jurídica y de campaña electoral.

«¿Decepcionado con Puigdemont?, me hubiera gustado que la solución fuese otra»

-¿Por qué medió en Cataluña?

-Mi intervención personal fue a petición de parte, fundamentada en la búsqueda de un entendimiento basado en el diálogo y pensando en la sociedad catalana y la legitimidad de sus aspiraciones. Uno tenía la sensación de que las desconfianzas mutuas iban a ser superadas en el último momento, y así lo intentamos hasta el minuto final.

-Pese a sus intentos mediadores, Puigdemont no convocó las elecciones. ¿Le ha decepcionado?

-¿Decepcionado? Hombre, me hubiese gustado que la solución hubiera sido otra, que hubiese sido el president quien disolviera el Parlament y convocara elecciones, lo que habría evitado el pleno del 27 de octubre (declaración unilateral de independencia) y el posterior en el Senado (aplicación del 155). A mi juicio, una vía unilateral siempre desemboca en una bilateral porque al final hay que negociar con el Estado.

-¿Ha hablado con Puigdemont desde que está en Bruselas? ¿Tiene previsto ir a visitarle?

-No. Mantengo los contactos con diversas personas, pero no voy a desvelar nada.

-¿Cuándo fue el momento más crítico del 'procés', en el que pensó que la convulsión catalana incluso podría arrastrar a Euskadi?

-Todo el proceso me ha parecido muy crítico. No tanto porque pudiera arrastrar a Euskadi, donde hay un efecto de empatía con la legitimidad de sus reclamaciones, pero donde también hay una constatación de que nuestra realidad es diferente que me hace convencerme de que nuestra vía vasca es válida, también para otras realidades.

-¿Después de todo lo ocurrido, los vascos, y el mundo 'abertzale', pueden seguir mirando al espejo catalán?

-Cuando hablaba de empatía, hablaba de entender las aspiraciones legítimas no atendidas, pero en modo alguno, y esto se refleja en las encuestas publicadas, existe un sentimiento de querer emular lo que en Cataluña se ha gestionado como se ha gestionado. Cuando hablamos de referencias no quiere decir que sean un ejemplo a seguir. Nuestra realidad es propia y diferenciada, como reconocen los catalanes.

-¿Es defendible que el PNV haya apoyado un referéndum sin garantías legales como el de Cataluña cuando usted ha patrocinado precisamente lo contrario? Ni el exlehendakari Ibarretxe se atrevió a desbordar la legalidad.

-Ni Ibarretxe ni el PNV. No hagamos lecturas muy puntuales y tomemos en consideración los planteamientos estructurales. El PNV ha planteado reiteradamente referendos legales, pactados y con garantías.

-¿Los independentistas catalanes deberían renunciar a la unilateralidad incluso aunque logren más del 50% de los votos?

-Yo creo en la vía de la bilateralidad.

-¿Teme que todo esto acabe con Cataluña reivindicando un Concierto Económico como el vasco?

-Es algo que he hablado con los dirigentes catalanes hace muchos años, cuando ellos lo tildaban de privilegio, pese a saber qué es lo que decidieron en la Transición. Pero si Cataluña quiere un Concierto Económico similar yo no tengo ningún problema, porque considero que Cataluña tiene unos derechos históricos como los nuestros que en su momento no defendieron. Ahora bien, si que Cataluña tenga un Concierto como el vasco supone la modificación de la Constitución española, pues entonces pongamos las cartas sobre la mesa, no vaya a ser que para que alguno tenga un resultado positivo otros tengamos un resultado negativo de lo que ya teníamos.

-Están pendientes cuestiones competenciales para Euskadi. ¿Tiene previsto volver a intentar reunirse con Rajoy para hablar de ello?

-De momento, estamos trabajando sobre las cuestiones pendientes inmediatas que nos afectan, como la aprobación de la Ley del Cupo y la de actualización del Concierto.

-¿El PNV suavizará su veto a negociar con el Gobierno los Presupuestos de 2018 cuando se levante el 155 en Cataluña tras el 21-D?

-Desconozco lo que va a hacer el PNV. Yo estoy con los Presupuestos del País Vasco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos